in

Denuncias contra líder petrolero

El líder de los petroleros

El presidente dice que aún no tienen pruebas del caso

XALAPA.— Desde 2006, petroleros adheridos al Sindicato Nacional de Trabajadores de Pemex han presentado denuncias contra Carlos Romero Deschamps por los presuntos desvíos de recursos que han dejado diezmada a la organización que representa y que, presuntamente, ascienden a un daño de 5 mil millones de dólares.

Raúl Romero, de la Sección 34 del Sntprm, con sede en Ciudad de México, señaló que la última denuncia presentada contra Romero Deschamps fue en marzo de 2018, ante la Procuraduría General de la República (PGR).

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que el actual Gobierno federal no ha presentado, al momento, alguna denuncia contra del líder sindical petrolero.

“Nosotros no vamos a actuar si no tenemos elementos, si no hay pruebas, y por lo que corresponde al gobierno no existe una denuncia”, manifestó ayer el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

Señaló que “entiendo que hay gente que quisiera que se le enjuiciara, pero esto no corresponde a lo que legalmente existe, no hay de parte del gobierno una denuncia, pruebas. No significa impunidad, significa decir la verdad, para que no haya falsa información, rumores de que nosotros estemos persiguiéndolo. No se puede enjuiciar a nadie sino existe una denuncia formal”.

De acuerdo a medios nacionales, Romero Deschamps se amparó desde el pasado martes para evitar cualquier orden de aprehensión en su contra, argumentando que policías federales acudieron a las oficinas de sus abogados buscando al líder sindical.

El miércoles 9, el exsenador del PRI firmó un desplegado en el que “se suma” a los esfuerzos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para combatir la corrupción en Pemex.

“El sindicato se solidariza en su valiente lucha contra la corrupción en Pemex y se suma a los esfuerzos de su gobierno para terminar con la Corrupción e impulsar un nuevo modelo de eficiencia, transparencia y honestidad en la producción, suministro y distribución de combustibles”.—Excélsior

¿El ogro caprichoso?

La razón pura