in

Despliegue fronterizo

Agentes del Instituto Nacional de Migración llevan al cabo una operación para detectar a migrantes que cruzan la frontera entre Guatemala y México por el río Suchiate

Migración envía agentes a evitar cruces ilegales

TAPACHULA (EFE).— Un centenar de agentes migratorios mexicanos fueron desplegados en los límites fronterizos entre México y Guatemala como parte de las restricciones para frenar la pandemia del Covid-19 y a los migrantes que pretenden llegar a Estados Unidos.

Los agentes migratorios fueron dispersados en los puntos informales por donde se suele traficar mercancía informal y pasan cientos de migrantes a través de balsas que cruzan el fronterizo río Suchiate.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México anunció el jueves la restricción de los viajes no esenciales en su frontera sur con Guatemala y Belice por primera vez desde el inicio de la pandemia.

Si bien la decisión se anunció para frenar la propagación del Covid-19, coincide con los esfuerzos de Estados Unidos de disuadir el aumento del flujo migratorio que se desplaza por México hacia ese país.

En grupos de cinco elementos de migración fueron enviados a los cruces informales conocidos como El Coyote, Palenque, Limón, Rojo, Armadillo y Cascajo, entre otros donde pasan los extranjeros con destino a Tapachula, Chiapas.

Los agentes llegaron alrededor del mediodía de ayer al puerto fronterizo de Suchiate, para luego dirigirse a la ribera del río Suchiate.

Las restricciones empezaron en la ribera del río que sirve de división política, donde los agentes solicitan a los guatemaltecos documentos que acrediten su legal estancia.

“El paso es por el puente, las invito a que pasen por puente y sí tienen que hacer un trámite”, decía uno de los agentes a familias que intentaban cruzar el río a través de balsas.

Otro agente del INM recomendó a los guatemaltecos sacar un permiso que dura cinco años para empezar a tramitarlo y no estén pasando en pasos informales.

“Por el momento quien no cuente con un permiso migratorio no podrán internarse a México”, sostuvo.

Freddy Bautista, un guatemalteco que viajaba con su familia y amigos, cruzó el río para internarse a México, sin embargo, se encontró con el muro migratorio que desde que lo vieron surcando las aguas del afluente se acercaron para solicitar sus documentos.

Su esposa y él llevaban sus papeles, mientras que sus hijos no, por lo que declinaron en regresar a su país. Los agentes de migración indicaron que permitirán el paso a personas para recibir tratamiento médico.

El gobierno de México informó que no se consideran como actividades esenciales los viajes con fines recreativos o de turismo.

En las márgenes del río Suchiate, los balseros en los diversos pasos informales continúan traficando mercancía y gasolina de un país a otro, sin que sean detenidos por la autoridad.

Cabe destacar, que del lado legal en el Puente Rodolfo Robles, el paso de vehículos terrestre y paso peatonal es normal, sin que se presente ninguna restricción.

En el borde del río Suchiate, únicamente se dispersaron ayer sábado agentes de migración, sin que se tenga presencia policiaca o militar que ayude a reforzar la seguridad.

Los migrantes se mostraron respetuosos con los agentes migratorios.

 

DetenidosCruzaron en avión

México detuvo a 95 migrantes que cruzaron el país en avión del sur al norte.

95 migrantes

Las autoridades mexicanas detuvieron a 95 migrantes de Centroamérica que cruzaron el país en avión desde el sur del país hasta Monterrey, cerca de la frontera con Estados Unidos, informó ayer el Instituto Nacional de Migración (INM).

En Nuevo León

Según un comunicado del INM, los migrantes aterrizaron el viernes por la tarde en el Aeropuerto Internacional de la capital de Nuevo León, donde no pudieron demostrar “su estancia regular”

Queda atascado un camión en los rieles