in ,

Impacto negativo de cierre

Las armadoras en EE.UU., frenadas por falta de piezas

CIUDAD DE MÉXICO.— Luego de que dos plantas ensambladoras de vehículos en Estados Unidos cerraron en los últimos siete días por la falta de proveeduría de autopartes, otras armadoras que reanudaron sus operaciones en ese país advirtieron que les podría ocurrir lo mismo, si no tienen abastecimiento de otros países, incluido México.

Uno de los casos es el de la planta de Mercedes-Benz, en Vance, Alabama, la cual reanudó sus operaciones el 27 de abril, pero se vio obligada a cerrar el pasado viernes por escasez de partes.

La escasez se debió a la falta de importaciones de piezas desde México, donde las plantas de autopartes no han reanudado operaciones porque la propagación del Covid-19 atraviesa por su pico, aunque al mismo tiempo se alistan para reabrir.

El otro caso es el de una planta de Volvo, en Ridgeville, Carolina del Sur, que reanudó su ensamblaje el 11 de mayo, pero lo volvió a frenar a partir del 19 de mayo por falta de partes automotrices. Tanto la planta de Mercedes-Benz como la de Volvo no han fijado fecha para la reapertura de sus operaciones.

Ya 38 plantas automotrices están abiertas en Estados Unidos, de las empresas General Motors, Ford, Honda, FCA, BMW, Volkswagen, Nissan y Toyota.

Otros fabricantes de autos informaron que, si México no reanuda la producción de piezas en la semana, se verán obligados a detener sus operaciones.—El Economista

Cadena de contagios aumenta en Campeche

Estrena “Control Z”