in

El ladrón abusó de la niña de seis años y la mató para que no lo delatara

jose alfredo asesino niña cuernavaca
Foto referencial. La historia de José Alfredo y su motivo para asesinar a una niña en Cuernavaca,

“Le voy a decir a mi abuelita”

CUERNAVACA.- José Alfredo entró a robar a una casa en Cuernavaca, Morelos, y logró llevarse el tanque de gas, pero antes violó y asesinó a una niña de seis años de edad. Las autoridades lo detuvieron tras revisar vídeos de la cámara de seguridad. Ahora revelaron su motivo.

El autobús que trasladaba pasajeros de Cuernavaca a Cuautla paró en la colonia Cuautlixco, unos 3.5 kilómetros antes de la cabecera municipal, donde un viajero pidió descender. El hombre de 33 años huía de la justicia, pero la imagen de su rostro estaba en manos de todas las corporaciones policiales del estado, lo buscaban desde el sábado 10 de agosto como principal sospechoso del abuso sexual y asesinato de una niña de seis años.

Lee también: Ladrón abusa y mata a niña en Cuernavaca; huyó con el tanque de gas

Su cara se multiplicaba en redes sociales por una credencial a nombre de José Alfredo “N”, que los elementos de la Fiscalía Especializada en Feminicidio y de la Policía de Investigación Criminal encontraron en el cuarto que alquilaba en esa vecindad de la colonia Carolina, en Cuernavaca, donde se perpetró el homicidio.

Te puede interesar: Cae “El Monstruo de Carolina”; abusó y mató a una niña de seis años

Involucrado en el asesinato de un ingeniero

En el cateo del lugar, situado en el mismo corredor donde dormía la víctima, también hallaron una solicitud de antecedentes no penales que tramitó en 2018, en la cual José Alfredo señaló un domicilio en el municipio de Cuautla, donde vivió con sus padres, hasta que se vio envuelto en investigaciones por el asesinato de un ingeniero.

La Fiscalía Especializada para la Investigación y Persecución del Delito de Feminicidio custodió una navaja tipo cutter con manchas hemáticas, así como un lazo con restos de sangre.

Un vídeo lo evidenció

Los primeros indicios del supuesto responsable fueron captados por las cámaras de vídeo del C5 de la Comisión Estatal de Seguridad, instaladas en la calle Ayuntamiento, por donde se le vio caminando con un tanque de gas butano al hombro, el cual robó en el domicilio donde vivía la menor con su abuelita, Gris.

Vendió el tanque de gas

Los trabajos de la Policía de Investigación Criminal arrojaron que al final de la calle, el sujeto vendió el taque de gas en 150 pesos y luego se dirigió a otro cuarto que también alquilaba en la colonia Patios de la Estación, situada frente a una central camionera de Cuernavaca.

En ese lugar se despojó de la camisa e intentó quemarla, pero finalmente desistió y la arrojó al suelo. Más tarde abandonó el sitio con el mismo pantalón y los zapatos. Según la reconstrucción de los hechos, José Alfredo se dio tiempo para acudir a su trabajo de “viene, viene” en el centro comercial del Casino de la Selva, pero salió rápido del lugar porque uno de sus compañeros le avisó que unos agentes habían preguntado por él.

¿Por qué la mataste?

Del centro comercial regresó a los Patios de la Estación, con el dinero que obtuvo por la venta del taque de gas compró cerveza y deambuló por las calles por unas dos horas. Después caminó hacia la avenida Plan de Ayala y abordó el autobús que lo llevaría al municipio de Cuautla, a unos 54 kilómetros al oriente.

Un hombre “peligroso y vago” “¿Por qué la mataste?”, preguntaron los agentes al presunto homicida de la niña de seis años.

Me reconoció

“Me reconoció, y por eso la maté”, respondió José Alfredo, imputado por el delito de homicidio calificado y abuso sexual.

— ¿A qué te metiste al cuarto?

— A robar.

— ¿Y qué te robaste?

— Un tanque de gas.

— ¿Y por qué le hiciste daño a la niña?

— Me reconoció y me dijo: “Le voy a decir a mi abuelita”, contestó el procesado en su encuentro con agentes de la Policía de Investigación Criminal (PIC), en la Fiscalía Regional Oriente.

José Alfredo negó la violación

Ahí el presunto responsable negó la comisión de abuso sexual contra la menor, pero la Fiscalía Especializada afirmó que la acusación está sustentada en estudios periciales y muestras de semen encontradas en el cuerpo de la pequeña víctima.

En su descargo, José Alfredo aseguró a los agentes de la PIC que no recordaba con claridad lo que sucedió porque estaba alcoholizado, pero evocó con precisión la amenaza de la menor por acusarlo con su abuelita Gris, la mujer que renta un cuarto en la misma vecindad donde habita el detenido.

“Peligroso y vago”

Vecinos de la zona cuentan que doña Gris, la abuela, llegó a ese lugar hace casi un año y encontró trabajo haciendo tortillas a mano en un negocio que se encuentra a menos de 30 metros de la vecindad, frente al panteón municipal de La Leona. José Alfredo es conocido en ese barrio como un hombre con problemas de alcoholismo y adicción a las drogas, pero sobre todo con una percepción de “peligroso y vago”.

Es posible que por esas características sus vecinos lo mencionaron de inmediato como uno de los principales sospechosos del crimen.

El último día

Ese sábado, hacia el mediodía, la menor de edad acompañaba a su abuela en la tortillería, como todos los días desde que llegó de Chilpancingo, Guerrero, a pasar las vacaciones con doña Gris.

De repente dijo que iría a dormir al cuarto. En dos o tres ocasiones doña Gris preguntó a los vecinos sobre su nieta. “Todo está bien, doña, está dormida y tapada”, le respondieron, pero nadie se dio cuenta cuando José Alfredo irrumpió en el domicilio y le causó daño.

Le cortó el cuello y los brazos, mientras la ahogaba

En la audiencia de vinculación a proceso, realizada el jueves, el Ministerio Público dijo que el agresor de la menor L.M, le infligió “lesiones infamantes y denigrantes“, además de unas 25 heridas con arma punzocortante en cuello y brazos.

Los gritos de la niña, según datos de la investigación ministerial, quedaron ahogados con trapos en su boca, que le provocaron una broncoaspiración.

A las 16 horas descubrieron el cuerpo inerte y con sangre, de acuerdo con vecinos del lugar que acudieron en apoyo de doña Gris, y después llegaron policías preventivos y más tarde, alrededor de la 16:40 horas, arribaron paramédicos, pero sólo concluyeron que la pequeña no tenía signos vitales.

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que a las 17:04 horas recibió el reporte de una menor sin vida y a partir de ese momento comenzó la búsqueda de José Alfredo, que para entonces vendía el tanque de gas robado a comerciantes ambulantes.

La detención

Cuando José Alfredo bajó del autobús, en Cuautlixco, sabía que lo buscaba la Policía y sus pasos se aceleraron hacia la casa donde vive su madre con su pareja.

Dos camionetas de la Policía de Investigación Criminal (PIC), adscritas a la Fiscalía Regional Oriente, rondaban la zona porque buscaban la misma casa.

Las camionetas partieron hacia ese lugar y cuando doblaban una esquina un hombre volteó a verlos y caminó más rápido, luego comenzó a correr, cuentan agentes que participaron en la detención. Cuando lo alcanzaron sacaron la fotografía que portaban sobre el presunto responsable del crimen en Cuernavaca y decidieron llevarlo a la Fiscalía Regional Oriente para realizar los trabajos de identificación. José Alfredo llevaba consigo una navaja, parecida a la 007 pero más pequeña, no portaba identificaciones y vestía con las mismas características proporcionadas por la Fiscalía Especializada en Feminicidio y la Policía de Investigación Criminal que llevaba el caso.

El jueves un juez lo vinculó a proceso, concedió cuatro meses para el cierre de la investigación complementaria. José Alfredo permanecerá recluido en el Centro de Reinserción Social Morelos.

ataque suicida en kabul, afganistán

Tragedia en Afganistán: ataque suicida en una boda deja 63 muertos

Un grupo de migrantes centroamericanos son detenidos por la patrulla fronteriza en Ciudad Juárez, en su intento de cruzar a Estados Unidos (Foto de EFE)

Nueva norma implicaría más inmigrantes enfermos en EE.UU.