in

En riesgo de no cumplir

Expertos señalan que la nueva política de energía en México no cumpliría algunos requisitos señalados en el nuevo acuerdo comercial T-MEC

Expertos señalan contradicciones de política energética

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— Al cumplirse un mes del arranque del nuevo tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el gobierno de Andrés Manuel López Obrador corre el riesgo de incumplir sus compromisos energéticos y ambientales, advirtieron especialistas.

La nueva política energética de México, que limita la generación privada de renovables para priorizar a las empresas estatales Pemex y Comisión Federal de Electricidad (CFE), contradice el acuerdo comercial, indicó Andrea Arias, consultora del sector energético.

“Vamos en sentido contrario a la esencia del mismo T-MEC, que va hacia un libre mercado y una menor intervención del Estado, así como a la protección de inversiones de los tres países, sobre todo en el tema de energía y medioambiente”, afirmó la internacionalista.

El nuevo pacto, que el 1 de julio reemplazó al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) de 1994, es una de las principales herramientas que el gobierno federal presume para superar la crisis sanitaria que causó una caída histórica de 18.9 % del PIB en el segundo trimestre del año.

Pero el tratado incluye nuevos capítulos de medio ambiente y mejora regulatoria, más protección a las inversiones y un Acuerdo de Cooperación Ambiental (ACA), que México podría violar con sus políticas, comenta la consultora.

En particular, la experta señaló el acuerdo del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) y la política de la Secretaría de Energía, que privilegian a la CFE y al combustóleo de Pemex con el argumento de que los generadores privados de renovables arriesgan la estabilidad del sistema eléctrico por ser “intermitentes”.

“Estos mensajes equivocados y esta práctica distinta a lo que establecemos y firmamos afuera, en los acuerdos y en el T-MEC, a lo único que nos va a llevar, de no cumplir con nuestras metas de energías limpias y no reducir nuestras emisiones de gases, obviamente es a recibir sanciones”, opinó Andrea Arias.

Ante el retroceso energético, empresas internacionales se han acercado al World Resources Institute (WRI México) para denunciar que sus inversiones están en riesgo.

“La Asociación Mexicana de Fibras Inmobiliarias (Amefibra), la Asociación Mexicana de Parques Industriales Privados (Ampip) y otras empresas textiles han mostrado su preocupación”, comentó Inder Rivera, gerente de energías limpias de WRI México.

“Muchas de estas empresas tienen metas de energías renovables o reducción de emisiones en iniciativas internacionales como compromisos de adquisición de energía limpia, entonces ven que los cambios regulatorios propuestos afectan a esos intereses de lograr una descarbonización”, describió.

Estas compañías, que se han unido al Acelerador de Inversiones en Energía Limpia, emplean a 72,000 personas y representan más del 5 % del consumo eléctrico de México, lo que equivale a 15.5 millones de hogares.

Problema

El problema es que no hay alternativa para comprar energía barata y eficiente en el sector público, argumenta Rivera, por lo que los cambios regulatorios afectan la competitividad de México.

“El T-MEC justamente tiene ciertas reglas que impulsan al medio ambiente y también tiene candados que blindan el comercio, yo creo que una cifra importante es la cantidad de dinero que se genera en exportaciones, representa casi 40% para estas empresas internacionales”, describió el experto.

Aunque Pemex reportó una pérdida neta de 26,406 millones de dólares en la primera mitad de 2020, un aumento anual del 585.3 %, el presidente López Obrador insiste con su meta de producir 2.6 millones de barriles diarios para 2024, además de refinar 1.5 millones de barriles al día.

Asimismo, el presidente ha prometido reducir las importaciones al mínimo para que México sea autosuficiente” en el consumo de gasolinas, recordó Ramsés Pech, socio fundador de Caraiva y Asociados.

Pero justo esta semana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció dos permisos de infraestructura para exportar crudo de Texas a México, indicó el especialista.

"Falta que nosotros estemos alineando el planteamiento a la misión de largo plazo que queremos de México y ante la contracción económica. Sin el dinero suficiente proveniente por parte de la inversión publica o privada en conjunto, no cubriremos las necesidades del mercado en la parte energética", expone.

Jóvenes detenido en Cacalchén; su andar los ''delató''