in ,

Engañan a mamá de la columnista Denise Dresser

La escritora y columnista Denise Dresser

Investigan presunta extorsión

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— La Procuraduría General de Justicia (Fiscalía) de Ciudad de México inició una investigación sobre la presunta extorsión sufrida por la madre de la politóloga y columnista Denise Dresser, informó ayer la jefa del Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum.

A través de Twitter, Sheinbaum indicó que la Procuraduría abrió la investigación sobre el caso denunciado por la también académica en su columna de este lunes en el diario Reforma.

“La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México me informa que se abre Carpeta de Investigación por noticia criminal y entrará en contacto con la víctima”, expuso

Señaló que el Gobierno capitalino trabaja “para disminuir la extorsión en todas sus modalidades, lo que ha permitido la detención de 42 presuntos responsables los últimos dos meses”.

Asimismo, afirmó que el Consejo Ciudadano para la Seguridad y la Justicia, una organización de consulta, análisis y participación ciudadana en los renglones de seguridad pública y procuración de justicia, “fortalecerá su campaña de información y atención para advertir y orientar en casos de extorsión telefónica”.

En su columna periodística, Denise denunció que la noche del sábado su madre, de 83 años, recibió una llamada a su celular en la que le pusieron un audio con la voz de la politóloga, diciéndole que estaba secuestrada y que la matarían si no seguía las instrucciones.

“Salió de casa en piyama y pantuflas, manejó a donde le indicaron, dejó el carro en una esquina con las llaves puestas, ingresó a un hotel en Tlalpan y ahí pasó la noche en vela, recibiendo llamadas amenazantes cada hora, esperando la siguiente indicación”, narró.

La mujer “estuvo ahí ovillada, con frío, con miedo, esperando la siguiente llamada”, contó Dresser.

“Temía que su celular estuviera intervenido; temía que el personal del hotel estuviera coludido. Por la mañana, escuchó pasos en el pasillo, se asomó, vio a alguien y le pasó una nota sigilosamente con un billete de 200 pesos, rogándole que hablara a su hermana en Monterrey”, abundó.

La hermana de la mujer llamó a Dresser y “entre varios buenos samaritanos logramos que mi madre saliera del hotel a salvo, y finalmente la recibí en casa, llorando de alivio y de dolor y de impotencia”.

“No relato la historia con ánimo de victimizarme sino para alertar sobre un modus operandi ante el cual la autoridad debería reaccionar”, sostuvo la académica.

Síguenos en Google Noticias

Cartón de Tony: El niño que se enrosca