in

¿Es oportuno pedir crédito?

Este sería buen momento para comprar un auto

Si tienes solvencia, puedes aprovechar las tasas de interés

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— En medio de un periodo de estancamiento económico las tasas de interés, es decir, el costo de los préstamos bancarios, tienden a disminuir.

Por ello, vale la pena preguntarse si es un buen momento para tomar un crédito hipotecario o automotriz.

James Salazar, analista de CI Banco, opina que hay muchos elementos de riesgo que se deben analizar, pero si se tiene relativa certeza de la fuente de nuestros ingresos futuros, o el proyecto del préstamo está enfocado a un negocio con expectativas de crecimiento, se vuelve un incentivo más para considerar que es buen momento para aprovechar la oportunidad.

Por ejemplo, en el caso de los créditos hipotecarios, se pueden encontrar con tasas por debajo de 10% (entre 7% u 8%, dependiendo del banco). Eso habla de un nivel atractivo y, al tratarse de créditos de largo plazo, la coyuntura no desincentiva a tomarlos.

En opinión de Salazar, el crédito automotriz es el más atractivo en este momento. La tasa ha bajado para ubicarse en un rango de entre 10% y 12% y, si bien no se encuentra en sus niveles mínimos, está por debajo de lo reportado en los últimos dos años. Si ya se tenía un plan para adquirir un vehículo, ahora podría ser un buen momento.

El problema con este crédito es que, como su plazo no es tan largo, hay que tener seguridad de contar con los ingresos suficientes para asumir el compromiso y contar al menos con un seguro contra el desempleo para evitar futuros dolores de cabeza.

En este caso la coyuntura parece un poco más complicada, considera Salazar.

Meses sin intereses

En cuanto a los créditos a meses sin intereses que ofrecen algunos comercios, comenta que siempre es útil suavizar el consumo, pues el hecho de que el gasto no se realice en una sola exhibición ayuda a reducir la carga. El problema es que la gente tiene memoria de corto plazo y no mide la magnitud de los compromisos que va acumulando y puede volverse insostenible.

Prestan para pagar deudas