in

Estos son los potenciales riesgos ambientales del Tren Maya

Imagen ilustrativa (Megamedia)
Imagen ilustrativa (Megamedia)

En medio de cuestionamientos de figuras políticas, artistas, expertos y otros sectores de la sociedad ante sus posibles afectaciones al medio ambiente, el proyecto del Tren Maya sigue encarrilado en la agenda pública, con miras a ser una de las obras emblemáticas de la administración de Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, la asociación civil Pronatura Península de Yucatán advierte que, de hacerse sin información técnica sólida, esta obra podría representar una severa afectación para ecosistemas y la biodiversidad del sureste.

Para conocer los potenciales riesgos se entrevistó a la maestra en Ciencias María Andrade Hernández, directora de la agrupación, y al doctor Anuar Hernández Saint Martín, especialista en fauna silvestre.

Proceso sin sustento técnico

Los entrevistados inician enfatizando que la postura de Pronatura sobre el desarrollo de cualquier proyecto se basa en el análisis de documentos técnicos sólidos, y cuestionan cómo se ha desarrollado hasta ahora el proceso de consulta y la información escasa o ambigua detrás de la iniciativa.

La directora comenta que las reuniones en las que han participado con el equipo asignado al proyecto del Tren Maya para tratar el asunto se iniciaron en agosto de 2018.

Es un poco complicado emitir una opinión técnica sin datos claros, señala. Hasta la fecha no se ha mostrado un documento técnico oficial, y no sólo en el tema ambiental, sino en lo económico y lo social, lo que al final le dará a un proyecto de este nivel la solidez que necesita.

“De agosto para acá la única diferencia (en lo mostrado) ha sido una presentación de Powerpoint y esto”, menciona María Andrade mientras sostiene un folleto de la obra proporcionado por el gobierno federal.

Puede consultar una versión digital del documento haciendo clic en la imagen:

“Esto (el folleto) es lo único que existe sobre el Tren Maya, ¿cómo debatir un proyecto de esa envergadura para el país con solo esto?”, pregunta la directora.

“Espacios acartonados”

Para hablar del tren hay que hacerlo con un gran lente, dice el doctor Hernández. La obra en sí no es el tren, sino todo lo que implica para la Península, más allá de cuál será la ruta por donde pasará.

Nuestra petición principal es que el proyecto del tren tenga un enfoque integral y transversal, indica la maestra. Si bien el gobierno federal quiere promover el turismo, ésta no es la única actividad económica que puede detonarse en la Península.

La Cámara de Diputados ha organizado reuniones con diversos sectores sociales en relación con la obra, pero no se han abordado problemas concretos, recuerda.

“Son espacios medio acartonados”, explica. “Si bien se ha convocado a diferentes sectores les dan de tres a cinco minutos para que expongan su opinión, sin espacio para el análisis y el debate. No se puede avanzar seriamente con este tipo de formatos”.

“Creo que lo que están haciendo es que te invitan a decir cosas generales, se van y ahí usan las listas de registro para decir ‘sí, lo consultamos’, y hacen ‘check’. Eso no es una consulta seria y técnicamente bien fundamentada”.

Puntos claves a proteger

Apoyados en información de distintas fuentes, los especialistas exponen los potenciales problemas ambientales que traería el tren.

Acorde a la información de la agrupación, estos son algunos puntos fundamentales para la preservación de la selva maya:

La recomendación de Pronatura es que las vías y demás infraestructura que abarcará la obra deben planificarse, construirse y operarse de tal forma que los hábitat críticos dentro y fuera de las áreas naturales protegidas se mantengan e incluso se mejoren.

“Es cierto que las vías de comunicación ayudan a desplazarnos, ayudan a las comunidades por la accesibilidad, pero mal planificadas también promueven la deforestación: abren nuevos caminos, surgen asentamientos irregulares, si esto no va acompañado de un ordenamiento de uso de suelo”.

Efecto en cadena

“Cuando se dañan estos sitios de conexión selvática empiezan a surgir problemas de desaparición de especies, fragmentación, deforestación, erosión, que podrían terminar en un colapso ecológico y afectar también a las sociedades que viven de la selva”.

La selva es como una casa, ejemplifica María Andrade. Tú puedes quitar de repente varios ladrillos, se daña la estructura, pero no pasa nada; si eventualmente quitas muchos ladrillos, la casa se viene abajo.

También menciona los impactos potenciales y acumulados, entre los que están la contaminación, alteración del flujo del agua, y el fomento de cacería y tala ilegal.

“Eso es lo que pedimos para este tipo de proyectos: que las evaluaciones y los estudios tomen en cuenta estos aspectos; no sólo los impactos actuales, sino los potenciales y que se van acumulando”, repone.

Pronatura cuenta con un análisis de conectividad de la selva en la Península de Yucatán en el que se han identificado los sitios fundamentales para mantener conectados los grandes parches de selva.

“Cuando hicimos este análisis, identificamos que particularmente en el norte de Campeche, Yucatán y Quintana Roo el trazo del tren mostrado hasta la fecha pasa justo encima en esos sitios importantes para mantener la conectividad entre los pedazos de selva”, refiere el doctor Hernández.

Huéspedes de la Península

Estos puntos son hábitats críticos para la sobrevivencia de especies amenazadas y en peligro de extinción, las cuales también tienen una función fundamental en las cadenas tróficas y como dispersores de semillas que permiten tener selvas saludables, aspectos que benefician a toda la sociedad.

La maestra Andrade comparte un mapa en el que se observan las unidades de conservación de distintas especies, el cual presentamos a continuación:

Información tomada del taller “La protección del Jaguar y sus presas bajo un esquema de desarrollo rural sustentable” en el que participaron más de 12 organizaciones del sector académico, social, gubernamental y de la sociedad civil; cortesía de Pronatura Península de Yucatán A. C.

De acuerdo con el doctor Rafael Reyna y colaboradores (2018) la zona de distribución del pecarí de labios blancos (Tayassu pecari) se ha eliminado del 87% de su rango histórico, lo que la ha puesto en peligro de extinción; se encuentra en estado crítico en siete países, incluyendo México.

El sur de Campeche y Quintana Roo es la esperanza más grande para la sobrevivencia de esta especie en nuestro país.

Los impactos en estas zonas por medio de la deforestación y la fragmentación son amenazas serias para lograr su sobrevivencia en el largo plazo.

Otro caso es el tapir (Tapirus bairdii), en peligro de extinción. La distribución original en México se ha reducido notablemente como resultado de las elevadas tasas de pérdida y fragmentación de los bosques tropicales, y de la cacería furtiva.

Las principales poblaciones se encuentran en Chiapas, Campeche y Quintana Roo (Naranjo et al. 2015). En particular, las zonas en Campeche y Quintana Roo son fundamentales para su sobrevivencia.

El trazo de la vía del tren también coincide con las zonas de más relevancia para la sobrevivencia de esta especie.

“Estas dos especies dependen completamente del agua para sobrevivir”, señala la maestra. “En los últimos años se ha presentado una fuerte sequía en regiones como Calakmul, en particular este año, y los animales como el tapir están saliendo a los caminos, a las comunidades, a cualquier lugar en busca de agua”.

Te puede interesar: Un tribunal frena la construcción del aeropuerto en Santa Lucía

“Vías de comunicación mal planificadas ya están contribuyendo a los atropellamientos de estos animales cuando cruzan la carretera en busca de agua, sin contar con los individuos que esta temporada de secas murieron por falta de agua”.

“Al menos este año, en esta temporada que va de abril y mayo, ya hubo cinco animales muertos, lo que es alarmante”.

La directora de Pronatura señala el área sur de Campeche y Quintana Roo. “El desarrollo de proyectos mal planificados afectará más la sobrevivencia de especies en peligro de extinción como estas que, junto con felinos como el jaguar, se verían muy, muy amenazadas”.

La fragmentación, como una zanja

La maestra en Ciencias compara el efecto de la fragmentación selvática con hacer una zanja. “Si abro una zanja de un metro, la puedes cruzar de manera relativamente fácil; si le añado medio metro, como que dudas si puedes cruzarla; si la zanja es de dos metros, probablemente ya no puedes cruzar”.

Con vías de comunicación mal planificadas en la región, señala, estás creando impactos acumulados. No basta con considerar “ya existe la vía y por tanto ya se impactó”, no se están considerando los impactos acumulados.

Entre más obras de infraestructura se desarrollan en un mismo lugar, incrementan la fragmentación y disminuyen la permeabilidad, por lo que la probabilidad de cruzar para la fauna silvestre se hace cada vez más pequeña, indica.

De acuerdo con el doctor Hernández, “el grupo del tren siempre intenta salvar el tema ambiental diciendo que se construirán los llamados pasos de fauna. Sin embargo, aunque se construyan cada 100 metros, eso no quitaría la problemática derivada”.

Te puede interesar: Más de 3 mil sitios arqueológicos en área del Tren Maya

La infraestructura que contribuye a la conectividad debe acompañarse de estrategias que den certidumbre a la tenencia de la tierra -en ambos lados de donde se coloque la infraestructura-, en términos de que no se cambie el uso de suelo y en los casos de que se requiera se haga la restauración correspondiente.

“No sabemos cuántas veces pasará el tren: si una vez al día, a la semana, al mes… Estamos hablando en la nube porque no se tiene o se ha compartido esa información”.

Otro sitio de alto valor en la región de Calakmul y que podría ser afectado es el volcán de los murciélagos, una “zona importantísima en la Península de Yucatán” porque alberga una cuantiosa cantidad de animales. Se encuentra entre los kilómetros 106 y 107 de la carretera Escárcega-Xpujil.

En su interior alberga a una de las colonias más grandes de murciélagos en el sureste del país, con por lo menos nueve especies que forman de 0.8 a 2.3 millones de ejemplares (Fuente proporcionada: Escalona-Segura et. al 2002, Escobedo Cabrera y Calmé 2005).

El corazón de Calakmul

Debe evaluarse y determinarse la capacidad de carga en sitios sensibles y de alta biodiversidad, es fundamental mantener saludable el patrimonio natural y cultural para aspirar al éxito de un turismo sustentable en el largo plazo, indican.

El proyecto del Tren Maya debe generar planteamientos para potenciar los impactos positivos, y para prevenir, evitar y mitigar y reparar los negativos.

Según los encargados del proyecto, el tren llegaría hasta la zona de los vestigios de Calakmul, refieren los entrevistados.

Además, comentan, los promotores de tren esperan una afluencia de 8 mil personas por día. También se prevé que los nuevos centros de población se comuniquen con la zona arqueológica de Calakmul.

Te puede interesar: Automovilista atropella a un jaguar en carretera de Quintana Roo

La carretera de acceso a ese sitio arqueológico, como está ahora, es sin duda uno de los atractivos más importantes, un túnel de árboles donde se puede ver transitar a jaguares, pecarís, tapires, pavos ocelados y otro tipo de fauna silvestre, y no puedes conducir a más de 80 kilómetros por hora. “Si metes un tren ahí, en el corazón…”

Meter el tren en esta parte de las reservas de Balamkú y la Reserva de la Biósfera de Calakmul significaría un impacto altísimo para especies amenazadas y en peligro de extinción.

El rico patrimonio natural con el que aún cuentan la selva maya requiere mantenerse saludable para seguir brindando los bienes y servicios que ofrecen a la sociedad, como abastecimiento de agua, suelos fértiles, la apicultura, recursos forestales maderables y no maderables, captura y almacenamiento de carbono, y la biodiversidad como base para un turismo sustentable y en beneficio para las comunidades locales.

Normatividad ambiental

En el folleto que proporcionó el gobierno se menciona que “para minimizar el impacto ambiental y social, el 95% de la ruta pasará por las infraestructuras ya existentes: líneas de ferrocarril, carreteras y tendidos eléctricos”.

Otro aspecto interesante del tríptico, resalta el doctor, es el punto 14: se habla de que el proyecto “cumplirá con la normatividad vigente y con todos los estudios ambientales, incluyendo las Manifestaciones de Impacto Ambiental”, pero en el siguiente párrafo habla de que sólo se rehabilitarán vías y por ello “no serán necesarios los estudios ambientales”.

Folleto del Tren Maya
Parte del folleto difundido por el gobierno federal

Como otros aspectos preocupantes que surgen del proyecto ferroviario, los consultados en Pronatura mencionan el tema hidrológico y los nuevos centros de población, que abordaremos en próxima entrega.- ILSE ARJONA MANZANERO

Renán Barrera Concha, al micrófono, durante la conferencia de prensa sobre el joven fallecido en la colonia Maya

Joven de la colonia Maya habría muerto por asfixia por broncoaspiración

Papa Francisco

El papa Francisco recibirá a Vladímir Putin el próximo mes en el Vaticano