in

El miedo los acecha

Familiares y amigos de los LeBarón despidieron a los 9 miembros asesinados en el municipio de Galeana

Familia LeBarón teme que no se le procure justicia

CHIHUAHUA (Notimex y AP).— Joel Francisco LeBarón Soto, quien es considerado uno de los patriarcas dentro de su comunidad ubicada en el municipio de Galeana, Chihuahua, declaró que no confía en que las autoridades estatales hagan justicia por el asesinato de tres mujeres y seis menores en el municipio de Bavispe, en el estado de Sonora.

En entrevista con medios locales señaló que la masacre ocurrida el pasado lunes 4 se trata de minimizar a nivel estatal, pero confía en que las autoridades federales encuentren a los responsables de la masacre.

“Sinceramente yo no tengo confianza en que Javier Corral como gobernador vaya a autorizar a su gente para que dé una solución pronta, porque vivimos en estos municipios una inseguridad tremenda y falta presencia de elementos de seguridad”.

Por otra parte, LeBarón Soto denunció que existe corrupción en el sistema de Chihuahua por lo que temen que no se haga justicia a las víctimas asesinadas.

“Siento que el gobernador les da línea a jueces de todos los niveles y creo que eso hace que los chihuahuenses sintamos que la verdad no va a salir a flote. Cuando hay línea para que apaguen la verdad eso es corrupción y el sistema judicial está podrido”, expresó con coraje.

En este sentido aseveró que si las autoridades no resuelven el caso y aprehenden a los responsables, la comunidad LeBarón, de al menos cinco mil integrantes, va a indagar por su cuenta.

“Nosotros vamos a indagar, vamos a seguir toda las líneas de información que puedan y así como dijimos desde el principio si ustedes no hacen algo para evitar que nos sigan secuestrado, que asesinen a nuestros hijos, si las autoridades no hacen su chamba nosotros la vamos a hacer y somos muchos”, afirmó LeBarón Soto.

Sobre la masacre del pasado lunes aseguró que no se trató de una confusión como lo informaron autoridades federales, sino que se trató de un ataque directo el cual le atribuyen a la disputa que tienen el Cártel de Sinaloa y La Línea en ese territorio.

Aseguró que al momento del primer ataque a la camioneta que había sufrido una avería y donde viajaban Rhonita Miller LeBarón y cuatro de sus hijos, las otras familias escucharon los balazos pero pensaron que se trataba de un enfrentamiento entre grupos criminales.

Cuando la otra camioneta tripulada por Christina y Dawna LeBarón y 10 de sus hijos, regresaron al sitio vieron que estaba calcinada, en ese momento sufrieron un segundo ataque, donde murieron las dos mujeres y cinco menores.

“(A Rhonita Miller) después de que la acribillaron le robaron. Encontramos su bolsa, su chequera y cosas tiradas afuera. Después le prendieron fuego con toda la maldad del mundo. Una señora de unos cinco pies, cuatro pulgadas quedó en 20 pulgadas”, relató.

LeBarón Soto fue uno de los integrantes de la familia que encontraron los cuerpos de las mujeres y de los niños. Asegura que por las condiciones parecía que fue un ataque directo.

“A las 11 horas después del incidente encontramos los cuerpos y las camionetas baleadas. Christina Langford cuando empezó todo salió de su vehículo y vio al personal armado, les hizo ademanes de que era mujer y pidió que no le dispararan y en ese momento la mataron. Cuando llegamos la encontramos tirada en el suelo y los niños que sobrevieron vieron lo que hizo.

Joel Francisco comentó que hoy día en la comunidad se vive incertidumbre y preocupación por la seguridad de todas las familias que transitan por esos caminos, además hay zozobra por saber si habrá justicia.

Solicita apoyo del FBI

La gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, solicitó a través de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora tramitar la colaboración y respaldo de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) en las investigaciones sobre el caso LeBarón.

“Trabajaremos unidos para hacer justicia”, dijo.

Plácido Domingo cancela actuación