in

Fiesta enmudecida

Un paracaidista

“Minidesfile” en el aniversario de la Independencia

CIUDAD DE MÉXICO (AP y El Universal).— Los festejos por el 210o. aniversario del inicio de la Guerra de Independencia fueron enmudecidos este año por la pandemia del coronavirus, y una pequeña reunión simbólica reemplazó al usual desfile militar que se realiza cada 16 de septiembre.

El evento de ayer estuvo marcado por el luto de las más de 71 mil víctimas de Covid-19 y por la entrega de medallas “Miguel Hidalgo”, el mayor honor civil que otorga el país, a 58 doctores, enfermeras y demás personal de salud que en la primera línea de atención arriesgan sus vidas para enfrentar la pandemia y atender pacientes con Covid-19.

Como ocurrió la noche anterior, ayer miércoles en el Zócalo hubo pocos espectadores y se les mantuvo a bastante distancia, como precaución para prevenir contagios de coronavirus.

“Desgraciadamente la pandemia nos robó el festejo como tal, pero aun así lo pudimos disfrutar”, dijo Minerva Núñez, una turista tamaulipeca que visitaba la ciudad con su familia.

Rutsela Cárdenas, una empresaria de Cancún que se encuentra de visita en la capital con su esposo, dijo que comprendía la necesidad de prohibir las aglomeraciones de gente en los festejos por el inicio de la Independencia, que usualmente atraen a unas 100,000 personas a la enorme plaza.

“La gente muy correcta y aparte muy educada. Son medidas necesarias, porque no estamos en una situación para que andemos como por la vida”, dijo Rutsela.

Sin ambiente familiar de años anteriores, sin porras ni aplausos a soldados y marinos, sin miradas de asombro de los pequeños y mayores ante el paso de las aeronaves, helicópteros y equipos ecuestres, el presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó este “minidesfile” en el que solo participaron 666 integrantes, 15 civiles, 82 vehículos, 54 aeronaves y 66 caballos.

Al mediodía, un militar ejecutó el toque de silencio, seguido de un minuto de silencio y un minuto de aplausos para quienes han muerto por el coronavirus.

Desde un templete frente a Palacio Nacional estaba el Presidente acompañado de su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller; el presidente de la Corte, ministro Arturo Zaldívar; Dulce María Sauri, presidenta de la Cámara de Diputados; Eduardo Ramírez Aguilar, presidente del Senado, y la jefa de Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum Pardo.

A diferencia del año pasado, en esta ocasión López Obrador, en su calidad de comandante supremo de las Fuerzas Armadas, no pasó revista al personal militar.

El sonido de los motores de aeronaves militares se escuchaba a lo lejos, un equipo de paracaidistas se lanzaba en caída libre y en el cielo daban muestra de su destreza y habilidad, para caer en la Plaza de la Constitución. Así comenzó el “minidesfile” del 16 de septiembre, marcado por el luto de las víctimas de Covid-19, en un ambiente de tristeza y solemnidad que inundó el Zócalo, que tendrá que esperar mejores tiempos para honrar a los héroes de la patria.

De un vistazo

Momento solemne

Uno de los momentos más solemnes fue cuando recibió la condecoración póstuma Miguel Hidalgo, Grado Collar, Shaira Hernández Salazar, esposa del teniente de fragata y médico cirujano especialista en medicina familiar Luis Rey Calderón Leal.

Fallecimiento reciente

El teniente de fragata prestó sus servicios en el área Covid del Hospital Naval del Puerto de Veracruz y falleció el 2 de julio pasado.

Lucha contra el Covid

“Siendo un gran compañero y ser humano, siempre estuvo dispuesto en la primera línea de batalla y perdió la vida luchando contra el Covid y luchando por sus pacientes hasta el último día”, se dijo en el acto solemne.

Serpientes no sustituyen al cubrebocas: autoridades tras inusual hecho

Reconocen con un premio a quinceañera que donó comida