in

Hallan cadáver de mujer después de 47 días de búsqueda en Sinaloa

CULIACÁN, Sinaloa (El Universal).- Peritos forenses analizan los restos del cuerpo de una mujer, presuntamente de edad avanzada que fueron descubiertos en las riberas del río Culiacán, cerca de Unidad de Servicios Estatales, para certificar que se trata de una de las dos mujeres que desaparecieron en el arroyo del Piojo, durante la tormenta tropical 19-E.

El hallazgo se produjo la tarde del martes pasado por trabajadores que desmontan y dragan una zona del río, en la parte nor-poniente de Culiacán, por lo que peritos de la Fiscalía General del Estado recopilaron evidencias y testimonios del hecho.

Por el avanzado estado de descomposición en que se rescataron los restos de una mujer, la que se presume que era de edad avanzada, las familias de las mujeres que permanecen en calidad de desaparecidas, no pudieron identificarlos.

La tarde del jueves 20 de septiembre, la señora Rosario Nevarez Meza, de 87 años de edad, auxiliada por su empleada Carmen Benítez, de 45 años, abandonaron su hogar, en la colonia Seis de Enero a causa de las inundaciones provocadas por intensas lluvias.

Al cruzar el arroyo del Piojo, su vecina la joven Andrea del Rosario, madre de tres pequeños bajo a ayudarlas, pero la fuerza de la corriente las arrastró a las tres, por lo cuatro días después, cerca de la presa derivadora, fue rescatado el cuerpo de la más joven de las mujeres.

Por espacio de 47 días, equipos de rescate, con perros adiestrados, canoas, kayak, vehículos todo terreno y auxilio de policías y del Ejército rastrearon los ríos Culiacán y Humaya en busca de Rosa Nevarez Meza, de 87 años y Carmen Benítez de 45 años.

Norma Alicia, hija de la señora Rosario, de 87 años de edad, quien presentaba una lesión en una de sus piernas lo que le dificultaba caminar, dijo que tendrá que esperar que los médicos forenses realicen los estudios necesarios para poder establecer la identidad.

Señaló que dadas las condiciones en que se rescataron los restos óseos de la ribera del río Culiacán, es difícil poder identificar, por lo que se tendrán que practicar estudios de genética forense para poder confirmar que se trata de su madre.

México investiga “prácticas monopólicas” en fichajes

Caos por desabasto: intentan robar tinacos comunitarios