in ,

Hay empleos que son fábricas de pobreza, advierte asociación civil

El 78% de los trabajadores, sin un empleo digno

La mitad de los asalariados no gana lo suficiente para comprar una canasta básica.

La mitad de los asalariados mexicanos no gana lo suficiente para comprar una canasta básica para su familia porque “hay empleos que son fábricas de pobreza”, denunció ayer la asociación civil Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

El 78% de los trabajadores, 25.5 millones, no tiene un empleo digno, lo que incluye un salario suficiente, seguridad laboral, días de descanso, libertad de asociación y acceso a servicios de salud y seguridad social.

Durante la presentación, Rogelio Gómez, coordinador de la asociación no gubernamental, advirtió que estas características de indignidad laboral son particulares de México, donde “se puede trabajar y ser pobre”.

“Yo creo que lo que muestran estos datos es que, así, el trabajo no es una puerta para salir de la pobreza. Y eso es muy grave porque si no es el trabajo la forma de salir de la pobreza, ¿entonces cómo?”, expresó Gómez.

Estados con mayor rezago

María Ayala, responsable de Investigación y Datos de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, aplaudió que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), conformada por gobierno, empresas y sindicatos, subió este año el salario mínimo general de 88.36 pesos diarios (4.6 dólares) a 102.68 pesos diarios (5.4 dólares), un alza mayor a la de 10.4% del año anterior.

“Sin embargo, la Constitución lo dice y también la lógica general, que el salario mínimo no debería alcanzar para una persona, sino para una familia. Entonces, lo que estamos proponiendo, es que el aumento al salario mínimo sea gradual y suba 30 pesos (1.57 dólares) ya mismo”, señaló.

Pese a recalcar que solo hay regiones con malas condiciones y otras con peores, la investigadora indicó que los estados norteños de Chihuahua, Baja California y Baja California Sur son los que presentan los indicadores más avanzados.

En contraste, comentó, las entidades del sur y el sureste del país presentan mayor rezago y, además, mayor proporción de pobreza.

“Eso nos da un poco más la luz sobre dónde está el problema. La pobreza y el trabajo están directamente correlacionados”, aseveró.

Una revolución lechera

Conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador