in

“Hecho importante”

Elementos del Ejercito instalaron retenes ayer en la principales vías de Celaya tras el arresto del “Marro”

Abordan AMLO y analistas captura en Guanajuato

MÉXICO (EFE).— El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que la detención del líder del poderoso Cártel Santa Rosa de Lima, José Antonio Yépez Ortiz “El Marro”, es un hecho “muy importante” y aseguró que su gobierno no protegerá a ningún grupo del crimen organizado.

“La Secretaría de la Defensa Nacional con el apoyo del gobierno del estado lograron esta detención que es importante, muy importante”, expresó el mandatario en un mensaje en vídeo en Palacio Nacional.

López Obrador explicó que fue informado alrededor de las 6 horas de ayer de la detención del “Marro”, quien convirtió a Guanajuato “en el estado más violento del país”, dijo.

Complicidades

El presidente López Obrador recordó que esta región del país concentra el 15% de los asesinatos y culpó de este nivel de violencia a “las complicidades y las componendas con las autoridades municipales y estatales del crimen organizado”.

“Se ha acabado aquello de que se engaña persiguiendo a una banda y protegiendo a otra. La ley debe aplicarse de forma pareja”, indicó el titular del Ejecutivo, quien ligó el crecimiento de los cárteles a la corrupción de administraciones anteriores.

Con la detención de José Antonio Yépez se abrió la incógnita de si se calmará o recrudecerá la violencia en Guanajuato, el estado con más asesinatos de México.

“Por supuesto que es el mayor golpe en dos años y un logro importante tras la fallida captura de Ovidio Guzmán (hijo de Joaquín 'El Chapo' Guzmán)”, dijo Pedro Isnardo de la Cruz, especialista en narcotráfico.

Para el analista en seguridad Alejandro Hope, la captura es una buena noticia para acabar con la impunidad y porque la cooperación policial sobrevivió a la confrontación política.

Hay dos opciones antagónicas que se derivan de la caída de El Marro. Puede reducirse la violencia por la debilidad del Cártel Santa Rosa de Lima o puede recrudecerse a raíz de una batalla por el control de lo que queda de la organización.

El analista Javier Oliva subrayó la evidente endeblez del cártel, puesto que durante la captura no hubo bloqueos ni ataques a las fuerzas de seguridad, como había ocurrido en otros intentos.

“En las últimas décadas cuando se detenía a un líder había una respuesta muy violenta. Quiero suponer que se ha aprendido y hubo un notable trabajo de inteligencia”, comentó el experto.

De la Cruz señaló que el desafío más importante sigue siendo el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Grupo armado atacó a balazos una casa de José Manuel Figueroa

Cartón de Tony: La boca sin cubrebocas