in

“Importación” de sarampión

Una enfermera muestra una dosis de la vacuna contra el sarampión. La Secretaría de Salud recordó que esta enfermedad puede prevenirse

Subsecretario dice que la enfermedad podría ser traída

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— México es un país con una cobertura razonablemente alta contra el sarampión, pero actualmente se están analizando zonas con posible rezago en la materia, admitió el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, de la Secretaría de Salud (SSA), Hugo López-Gatell Ramírez.

Entrevistado luego de participar en el foro “Fortalecimiento de la Alimentación en Entornos Escolares: Rumbo a una política pública alimentaria integral”, señaló que hasta febrero pasado solo se había registrado un caso importado de sarampión, en Nuevo León.

Sin embargo, advirtió, ante la situación epidemiológica que se registra en otras naciones pueden llegar a México hasta 30 casos importados de la enfermedad.

“Hasta el momento no hemos tenido más que un caso importado que ocurrió en febrero en Nuevo León”.

“Es esperable, anticipémoslo, tengámoslo claro, que a lo largo del año tengamos cerca de 2 o 3 decenas de casos importados, esto ha ocurrido desde 2006 cuando se presentó el último caso autóctono”, subrayó.

“Ha ocurrido, ha continuado ocurriendo desde 2010 cuando la Organización Mundial de la Salud certificó la eliminación nacional del sarampión y lo vamos a seguir teniendo”, alertó.

El funcionario expuso que lo importante es que los enfermos no estén en contacto con personas no vacunadas y pueda, en consecuencia, convertirse en un fenómeno de propagación local.

El sarampión, añadió López-Gatell Ramírez, se previene con vacunas y México está preparado para ello.

“Se tiene un buen sistema de vigilancia epidemiológica y además un buen programa de vacunación”.

Para una enfermedad como el sarampión, expuso el funcionario federal, se requiere de una cobertura de vacunación arriba del 95% y México tiene cifras cercanas a ello.

“Pero hemos identificado en los últimos años caídas en la capacidad de mantener esa cobertura, que tiene que ver con distintos rezagos en la adquisición de vacunas o a veces en la distribución y estamos trabajando en eso”, expuso el médico.

“No hay una caída específica, a nivel nacional mantuvimos la cobertura esperada pero el fenómeno se distribuye de manera inequitativa y estamos analizando cuáles son los municipios que pudieran tener rezagos para de manera dirigida atender ese asunto”.

Las vacunas, expresó López-Gatell Ramírez, son seguras y son efectivas, son un instrumento crucial de la salud pública.

Por último, advirtió que “los movimientos de fobia, de rechazo, de desconfianza a la vacuna están generalmente amparados en desinformación, en prejuicios, falta de evidencia científica y han contribuido a mermar esta enorme herramienta de la salud pública”.

 

Fallece ahogado en una aguada

Cartón de Tony: cenizas, escombro y gárgolas