in

Intentó evadir la detención

El comisionado nacional de Seguridad

CIUDAD DE MÉXICO.— José María Guizar Valencia, alias “El Z-43”, se ocultó durante seis meses en el hotel Marbella, ubicado en la calle de Frontera, en la colonia Roma Norte.

El último gran líder del cártel de “Los Zetas” fue detenido cuando entraba al hotel referido, luego de varios meses de trabajos de inteligencia que lo ubicaban en la capital del país.

Al momento de ser detenido por elementos de la Secretaría de Marina Guizar Valencia trató de evadir la aprehensión y dijo que se trataba de un error.

Sin embargo, la Policía Federal y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) lograron corroborar la identidad del narcotraficante y así cumplimentar las órdenes de aprehensión correspondientes por delitos contra la salud, tráfico de armas, delincuencia organizada, homicidio y secuestro.

Una de las claves para capturar al capo fue su afición a las apuestas y los caballos (tenía uno), lo que lo hacía ir constantemente al Hipódromo, en la delegación Miguel Hidalgo.

“El Z-43”, por quien Estados Unidos ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares, es el último de los grandes capos del Cártel de Los Zetas, un grupo conformado principalmente por militares desertores del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (Gafes) al servicio de Osiel Cárdenas Guillén.— Radio Fórmula

 

Chivas agudiza su mal paso y cae ante Santos

Hablemos del agua