in

Investigan red médica que alteraba actas de defunción de víctimas de Covid-19

Funerarias de Ciudad de México han tenido alta demanda debido al Covid-19, algunas incluso rebasaron su capacidad (Foto de Notimex)
Funerarias de Ciudad de México han tenido alta demanda debido al Covid-19, algunas incluso rebasaron su capacidad (Foto de Notimex)

CIUDAD DE MÉXICO.- Una red integrada por personal médico de instituciones de salud de la capital y Estado de México expedía certificados de defunción alterados de gente que murió de Covid-19, según investiga la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de Ciudad de México.

En la red también participaban empleados de los servicios médicos forenses, doctores y enfermeros particulares e incluso funerarias establecidas y clandestinas.

Te puede interesar: El Covid-19 puede extenderse hasta abril de 2021, advierte López Gatell

Los documentos los robaron de la Agencia de Protección Sanitaria del Gobierno de Ciudad de México, según denunció la propia institución.

Luego los usan para certificar que víctimas por supuesto Covid-19 murieron de otras enfermedades, como insuficiencia respiratoria, neumonía atípica o neumonía viral, no por el virus.

Riesgo y alteración de cifras

Esto, además de representar un riesgo para la sociedad, alteró las cifras reales de personas contagiadas y de cuántas perdieron la vida durante esta pandemia.

Los avances en la investigación apuntan a que por lo menos mil certificados desaparecieron, de los cuales ubicaron poco más de 800.

Se expidieron en alcaldías como Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Miguel Hidalgo, Benito Juárez y en los municipios de Ecatepec, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla, Texcoco y Chimalhuacán.

Sin detenidos ni imputados

Según la carpeta de investigación, CI-FICUH/CUH-8/UI-1S/D/ 00051/06-2020, de momento están identificados 10 médicos en la metrópoli que no acudían a certificar correctamente que una víctima que muriera a consecuencia del Covid-19.

De esta cifra, cinco ya fueron citados a declarar, pero no hay un solo detenido ni les imputaron algún delito.

Fuentes cercanas a la indagatoria explicaron que en caso de encontrar culpable a un médico o funcionario el castigo máximo que podrían recibir es la pérdida de su trabajo y posiblemente inhabilitarlos para ocupar un cargo público.

Inspecciones en funerarias

No llegarían a prisión pues el delito de presunta omisión que cometieron no es considerado grave.

En el caso de las funerarias clandestinas y médicos particulares la sanción podría ser más grave, de comprobarse que actuaron con dolo.

Trascendió que en la metrópoli realizaron inspecciones sorpresivas a más de 10 de funerarias que operan al margen de la ley, pues se cree tienen varios certificados alterados que aún no utilizan.

Basura acumulada en calles de Mérida podría convertirse en criadero de moscos

Una imagen de la Guelaguetza, tradicional festival de Oaxaca, de la edición de 2018 (El Universal)

Aplazan la tradicional fiesta de la Guelaguetza, sería en diciembre