in

Un día como hoy, hace 10 años, mataron a Marisela Escobedo

El 16 de diciembre de 2010, cerca de las 21 horas,  Marisela Escobedo recogía las cosas que componían su plantón frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua,  cuando un hombre bajó de un vehículo y la encañonó.

Aunque Marisela intentó huir, el hombre la persiguió, cruzó la calle transitada por varios autos cuyos ocupantes seguro fueron testigos de la atrocidad: a esta madre que clamaba justicia por su hija desaparecida y asesinada, le arrebataron la vida con un disparo detrás de la cabeza.

César Duarte, cómplice desde la impunidad

El crimen quedó registrado en las cámaras de seguridad del propio Palacio de Gobierno, el mismo donde Marisela Escobedo meses atrás había incomodado a César Duarte, el recién electo gobernador y hoy encarcelado por malversación de fondos.

Marisela dejó de respirar, pero su lucha por justicia se mantuvo viva, pese a que el estado dejó impune su propio asesinato.

Las tres muertes de Marisela Escobedo

 Era la tercera vez que la “mataban”, la primera vez fue cuando un jurado absolvió al feminicida de su hija Rubí, la menor de sus cinco hijos.

Y es que para los tres jueces que llevaron el caso de Rubí, la confesión del feminicida no era suficiente.

A los jueces no les bastó que Sergio Rafael Barraza le pidiera “perdón” a Marisela por arrebatarle a su hija, dejando en claro que él era culpable. El vídeo de su absolución aún hoy retumba en la memoria colectiva, ante la crueldad de la impunidad.

Cuando la familia de Rubí logró que otro jurado revocara la sentencia y se dictaminara culpable a Sergio, éste ya había huido de Chihuahua.

Marisela resolvió una nueva búsqueda de su paradero hasta lograr ubicarlo. Cuando lo encontró, la policía lo dejó huir bajo el argumento de que “le dieron el pitazo” y él disparó.

De feminicida a narcotraficante de los Zetas

La realidad era que el feminicida confeso ahora era un hombre importante para el cártel de los Zetas. Sí, al monstruo que dejaron ir tres jueces, le crecieron cabezas y se volvió más peligroso.

La familia tuvo que convencer a Marisela de desistir, pero ella insistió en mantenerse en su lucha, siempre dentro de la ley.

La lucha que incomodó al gobernador

En el marco del aniversario de Chihuahua, en medio del discurso del entonces gobernador César Duarte, Marisela decidió incomodar una vez más a las autoridades con su clamor de justicia; desplegó una manta que reclamaba que ésta era exclusiva de las autoridades –incluido el propio Duarte-. Un fiscal volvió a prometerle resolver su caso, ella aceptó la ayuda, pero continuó su pie de lucha.

Para esta enfermera, empresaria y aguerrida madre, su sentencia estaba firmada y lo sabía. Sus declaraciones exponían la colusión entre el gobierno y el narcotráfico.  No es de extrañar que su lucha fuera incómoda y que su tiempo ya estaba cuenta atrás.

Es un crimen de estado porque el estado, de algún modo, se benefició, aunque fue el escándalo mediático primero, por terminar con ese tipo de víctimas tan contestarías y tan exigentes”, señala Lucha Castro, abogada de Marisela y defensora de Derechos Humanos.

Así lo relata la abogada en “Las tres muertes de Marisela Escobedo”, el documental de Netflix realizado por Carlos Pérez-Osorio y Laura Woldenberg; una historia que está tocando conciencias y reforzando la lucha feminista.

De las "Muertas de Juárez" al "México Feminicida"

En México, 10 mujeres mueren al día víctimas de la violencia, muchas de ellas estando en sus hogares.

De 2010 a la fecha se han  sumado a Marisela y Rubí nombres de mujeres cuyos casos no se olvidan: Ingrid, Fátima, Alondra, Xitlali, Jessica, Lucero, Fernanda…  la mayoría de los casos continúan impunes, mientras afuera madres buscadoras desgarran con sus llantos el silencio cuando en basureros o terrenos baldíos hallan los huesos de sus hijas.

La historia de Marisela Escobedo no solo evidencia la corrupción y complicidad del Estado en la violencia contra la mujer, sino que muy atrás han quedado “las muertas de Juárez (Ciudad Juárez, Chihuahua)” para convertirse en el “México Feminicida”.

Honran su memoria

Este año, Netflix presentó el documental "Las tres muertes de Marisela Escobedo", en un tiempo en el que la lucha feminista exige una respuesta de las autoridades.

De acuerdo con los realizadores, su objetivo precisamente era incomodar y transmitir al espectador ese sentimiento de impotencia, un comentario que se repite constantemente en las publicaciones de la plataforma de streaming, respecto a ese material.

Este día, Netflix incluso dedicó un mensaje en el que recordó que la lucha de Marisela sigue vigente: "Ni una más".

El 75 por ciento de los mexicanos no tiene inmunidad contra el Covid

Lola Bunny versión 2021 causa el desagrado y la molestia de los fans