in ,

“Las mañaneras” de AMLO, ¿copia de “Aló, Presidente”?

Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador siempre trata de desmarcarse de la figura de Hugo Chávez Frías, el extinto mandatario venezolano, en los hechos no lo parece.

El jefe del Ejecutivo mexicano decidió desde el principio de su gestión organizar conferencias de prensa todos los días, algo hasta antes de su administración poco común en el país.

Sin embargo, en la Venezuela de Chávez ya sabían lo que era tener la presencia diaria del Presidente en todos los medios de comunicación masiva.

Control en la mano

Cada mañana, López Obrador toma el control de la agenda informativa al conversar durante casi hora y media ante los reporteros de televisión, radio y medios digitales sobre los avances de su gobierno.

Se trata de una práctica poco común en México, ya que nunca un presidente de la República se había prestado a un ejercicio de dialogar, exponerse a las críticas y a las preguntas de los periodistas.

Es una realidad, es algo sin precedentes, considera el comunicólogo Oscar Tovar, del Centro de Comunicación de la Universidad del Valle de México.

Tovar recuerda que hasta la década de los años setenta, los presidentes mexicanos no dialogaban con el pueblo y no aceptaban entrevistas. Del hermetismo total, los jefes de Estado pasaron a realizar un par de alocuciones anuales para presentar los informes de sus gestiones.

Primer acercamiento

El primer acercamiento con los medios ocurrió durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, cuando concedía entrevistas controladas y realizaba eventuales declaraciones públicas. Esa línea informativa fue seguida por sus sucesores, los panistas Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón Hinojosa, y el más reciente, el priista Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, todo se transformó cuando López Obrador decidió capitalizar el enorme respaldo popular que recibió en los comicios en los que resultó elegido jefe del Ejecutivo federal, con una estrategia de contacto diario con la gente con las conferencias de prensa diarias.

El presidente Andrés Manuel López Obrador durante una de las ruedas de prensa matutinas.- Foto de internet

Ahora, la mayoría de los habitantes del país, siguen cotidianamente u ocasionalmente las reuniones que fueron bautizadas como “las mañaneras”, diálogos que se transmiten por plataformas tradicionales como Canal Once, pero también penetran en la lectoría juvenil vía streaming por YouTube y Spotify.

Sus niveles de audiencia son tan elevados que superan, según las encuestas recientes, los populares programas matutinos de consorcios televisivos de amplitud nacional, como la de los gigantes televisivos Televisa y TV Azteca.

Semejanzas de ambos presidentes

Esa familiaridad con la figura presidencial, que era desconocida en México hasta la llegada de López Obrador al poder es bien recordada por los venezolanos. Hugo Chávez, quien asumió la presidencia de Venezuela en 1999 también con abrumador respaldo electoral, alimentó su popularidad con un maratónico programa semanal que mantuvo durante 13 años y sólo interrumpió por el cáncer que acabó con su vida.

Lo que comenzó el 23 de mayo de 1999 como un espacio radial terminó siendo un programa televisivo de unas seis horas que acaparaba la pauta informativa, profundizaba su vínculo con las comunidades que consolidó su imagen a nivel internacional.

La corresponsal de Telesur en México, Adriana Esthela Gómez, reconoció las similitudes de López Obrador y Chávez en el blog Notas sin pauta del periodista mexicano Arturo Rodríguez García.

“Por más que se quiera alejar de la figura del líder socialista venezolano, Chávez Frías, el presidente de México, López Obrador, tiene cada vez más coincidencias en las acciones y el discurso con el fallecido comandante”, apuntó Adriana en un texto titulado Cartas desde México.

La periodista Gómez recordó, por ejemplo, que Chávez ya se había enfrentado a las firmas calificadoras en “Aló, Presidente” luego de que coincidieran en que Venezuela era uno de los países con más alto riesgo crediticio del continente.

“Me río de ellas”, exclamó Chávez entonces, antes de describirlas como “instrumentos del imperialismo y capitalismo mundial” en el minuto 56 de la emisión 339 de su icónico programa venezolano.

Adriana insistió en que, lejos de “demonizarlo”, las semejanzas entre López Obrador y el fallecido presidente venezolano son alentadoras y comenzaron la noche del 1 de julio de 2008 cuando indicó en su discurso electoral: “Ya no me pertenezco, soy del pueblo”.

Hugo Chávez Frías, el extinto presidente de Venezuela.- Foto de internet

Parámetro para AMLO

Los venezolanos escucharon una frase muy similar de los labios de Chávez en 2009: “Yo no soy Chávez, yo soy un pueblo, yo no me pertenezco, yo le pertenezco al pueblo”, dijo el líder venezolano durante un encuentro con seguidores en 2009″.

Para la periodista, “Venezuela es el parámetro directo para medir los pasos del sexenio de López Obrador”.- Megamedia

En marcha, operativo Espejo para frenar paso de migrantes a EE.UU.

Condenan a secuestrador del “Jefe Diego” y la nuera de Fox