in

Ley seca por alza en los contagios

Personal del sector salud se alista para aplicar pruebas para la detección de Covid-19

Sistema rotatorio en las alcaldías de Ciudad de México

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— La venta de alcohol más allá de los restaurantes quedó prohibida durante los fines de semana en Ciudad de México para paliar una curva de contagios “al límite”, informó ayer la jefa del Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum Prado.

“De seguir esta tendencia, estaríamos hacia fines de diciembre con la misma ocupación hospitalaria que tuvimos en mayo. Estamos a seis semanas o cinco semanas de corregir esta tendencia y que no lleguemos a una saturación”, afirmó Claudia en conferencia de prensa.

Las declaraciones de la jefa de Gobierno ocurren un día después de que México superó las 100,000 muertes por Covid-19, de las que la capital del país representa el 16%, además del millón de contagios nacionales rebasados la semana pasada.

Desde el viernes hasta el domingo se aplica la ley seca en ocho de las 16 alcaldías capitalinas. El próximo fin de semana no se podrá vender alcohol en las otras ocho (sistema rotatorio).

“Son ocho alcaldías un fin de semana y ocho alcaldías otro fin de semana. Esto lo vamos a mantener hasta que bajen los contagios”, dijo la jefa de Gobierno acerca de una medida tomada “para evitar, inhibir, las fiestas”.

No se podrá adquirir alcohol este fin de semana, más allá de en un restaurante, en las alcaldías Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa, La Magdalena Contreras, Miguel Hidalgo, Tláhuac, Tlalpan y Xochimilco.

La ciudad está en “el límite” del semáforo naranja (riesgo alto de contagios) y para no retroceder al rojo, donde todas las actividades no esenciales se cerrarían de nuevo, se debe “trabajar conjuntamente para bajar la curva de contagios y sobre todo la hospitalización”, dijo.

La ocupación hospitalaria pasó en la capital de un 45% al 49% en la última semana, con 3,532 camas ocupadas.

Para paliar esta tendencia al alza, Claudia Sheinbaum anunció otras medidas que se unen a la ley seca, como restringir los horarios de centros comerciales, negocios y tiendas a las 19 horas, una limitación que ya se había aplicado a otras actividades como gimnasios, cines y museos.

Desde este viernes también están activos 26 macroquioscos de pruebas rápidas y PCR para detectar Covid-19, que se unen a los instalados en las 158 colonias de atención prioritaria y a los 117 centros de salud donde ya se realizaban.

“Nuestro objetivo es duplicar el número de pruebas y con ello el objetivo final es identificar positivos, aislarlos, que no sigan propagando la enfermedad y darles seguimiento médico”, indicó.

 

México cumple criterios del FMI

Cartón de Tony: Cruzada con condiciones