in

López Obrador: Si tardan mucho, sacaré un decreto

El gobernador de Campeche

Revertirá una reforma

CIUDAD DE MÉXICO (EFE y Notimex).— El presidente Andrés Manuel López Obrador planteó ayer la posibilidad de derogar mediante un decreto presidencial la reforma educativa de su antecesor, Enrique Peña Nieto, si no alcanza un acuerdo con los sindicatos de docentes.

“Nosotros vamos a estar dialogando con todos hasta que haya un acuerdo, pero si se tardan mucho y no hay ningún acuerdo voy a sacar un decreto abrogando, quitando la mal llamada reforma educativa”, dijo el mandatario durante un mitin en Holpechén, Campeche.

López Obrador recordó que en el Congreso se debate una iniciativa que sustituirá la reforma de Peña Nieto pero “hay grupos en el magisterio que no ven con buenos ojos esta respuesta”.

Se refirió así la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que ha bloqueado en tres ocasiones el acceso a la Cámara de Diputados porque considera que el gobierno de López Obrador solo quiere “maquillar” la reforma de Peña Nieto.

Cumplirá su palabra

“Les digo a los maestros que voy a cumplir mi palabra, se va a cancelar la mal llamada reforma educativa, no tengan la menor duda”, exclamó López Obrador aclamado por el público.

“Nunca más se les va a perseguir ni a humillar a los maestros. Nada de evaluaciones. Se supone que el que ya da clases ya está capacitado”, aseveró López Obrador, quien afirmó que los cursos de capacitación de los maestros será “voluntaria”.

“Si se trata de crear institutos para evaluar, hay que crear institutos para evaluar al presidente, a los gobernadores, a los senadores y a los presidentes municipales. ¿Por qué nada más a los maestros?”, cuestionó.

El mandatario advirtió a los sindicatos que “no van a manejar” ni la adjudicación de plazas de maestros ni el sueldo de los docentes, algo de lo que se encargará el Gobierno federal para evitar la “corrupción”.

“Eso se acaba; para el que quiere negociar plazas, ese mercado de plazas ya se acabó”, enfatizó.

Asimismo reiteró que la nómina para pagar a los maestros se va a federalizar, por lo que ya no será distribuida ni por el gobierno estatal ni por los líderes gremiales “para que no le falle el pago a los maestros y para que no haya desvío de recursos, para acabar con la corrupción en general”.

El Ejecutivo federal aseveró que ya no habrá más rechazo a los egresados de las escuelas normales. “No va a pasar eso, no se van a cerrar las normales, al contrario, se van a abrir las que cerraron estos corruptos. El que salga de la normal va a tener preferencia para tener su plaza de maestros”.

Abucheos

Por otro lado, aunque el presidente López Obrador ha hecho repetidos llamados a la unidad, las confrontaciones verbales, rechiflas y abucheos no cesan en los actos que encabeza.

Previo a un evento de entrega de beneficios de los Programas Integrales de Bienestar, los asistentes lanzaron consignas en favor y en contra del gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas.

En esta ocasión el número de simpatizantes del gobernador fue más numeroso, sin embargo había grupos que expresaban su rechazo al mandato local, lo que se convirtió en una guerra de consignas antes de que llegara junto al presidente.

Por la mañana Alejandro Moreno acompañó a López Obrador a un acto en el municipio Hopelchén, donde el gobernador afirmó que no le teme a los “gritos y sombrerazos”, en alusión a los abucheos que recibió.

Los asistentes que apoyaban al gobernador llevaron matracas y organizaban muestras de apoyo, mientras quienes rechazan la gestión del también presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores lanzaban gritos de “fuera Alito”, como se le conoce al mandatario local.

Algunos asistentes hacían un llamado a las personas a mantener la unidad de la comunidad, del estado y acusaban a los detractores de Moreno Cárdenas de ser provocadores, pero las confrontaciones arreciaron con pancartas improvisadas.

Ante la persistencia de los abucheos a gobernadores en sus actos, López Obrador llamó de nuevo a la unidad pues “no ganamos nada con estar de pleitistos”, aunque señaló que cada quien tiene la libertad de expresarse.

Para comparar otros actos, el Presidente dijo a los asistentes a la entrega de Programas Integrales de Bienestar que los iba a provocar, que les iba a “picar la cresta”, al revelarles que en sus actos de Yucatán, la gente fue respetuosa del gobernador.

“Aunque tengamos diferencias vamos a respetarnos todos”, apuntó al tiempo que pidió respeto también para la comunidad menonita, con presencia desde hace más de 20 años en esa región.

“A los menonitas hay que respetarlos y que ellos también respeten a las comunidades originarias porque nos respetamos, no debemos rechazar a nadie”, expresó ante los habitantes de esta entidad que asistieron al campo de béisbol de esta localidad.

Recordó que la Biblia dice que no se debe maltratar a los extranjeros, sino que “debemos ser respetuosos, actuar pensando en el amor al prójimo”, aunque reconoció que en el pasado le gustaba el pelito “con los grandotes”, pero ahora su pelea es contra la corrupción.

Por otro lado, López Obrador aseguró que el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, le trasladó “un mensaje del presidente (Donald) Trump de que están dispuestos a invertir y ayudar para que se construya el Tren Maya y otras obras en el Sureste”.

El encuentro entre el mandatario federal y Ross se dio durante la cumbre de empresas mexicanas y estadounidenses celebrada en Mérida, Yucatán.

“Ahora el sureste tiene prioridad, aunque no les guste, lo digo con todo respeto, en otras partes”, aseveró el presidente, quien sostuvo que este territorio “siempre estuvo abandonado” por los anteriores gobiernos y “ahora ya le toca”.

Brutal choque en la Mérida-Tetiz: un hombre muere

Virus que amenazan a Yucatán

Virus que amenazan a Yucatán