in

Los El-Mann, el sostén del crecimiento de FUNO

Ninguna empresa puede sostenerse en el tiempo sin un equipo de empresarios de excelencia, de formación y trayectoria dentro de un sector. Mucho menos lograr ser líder de un rubro, cotizar durante años consecutivos en la Bolsa Mexicana de Valores, y sortear momentos críticos. Detrás de los logros empresariales, del crecimiento y del desarrollo, existen políticas y una filosofía que son aplicadas por los principales directivos de una empresa.

Dentro del sector inmobiliario del país, Fibra Uno es la referencia ineludible desde hace una década. Desde el momento en que comenzó a realizar negocios dentro del sector a nivel nacional, en 2011, cuando registraba un total de 13 propiedades, esta empresa comenzó por consolidarse y luego no paró de desarrollarse, y desarrollar el rubro en su conjunto. Al poco tiempo de aparecer en el mercado, la empresa comenzó a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores, en lo que fue un logro muy importante para una empresa del sector, por el impacto y la atracción de inversionistas que genera un hecho de este tipo.

Conocer los momentos más importantes de la empresa, y los principales directivos que se encargan de construir políticas y agenda, es una información relevante para empresarios e interesado en las políticas económicas, dado que permite comprender desde otro ángulo, el camino trazado por los directivos y que explican en cierta manera los logros conseguidos.

Acerca de FUNO

El año 2011 fue uno de los más importantes para esta empresa y para el sector de bienes raíces del país. Por aquel entonces,  FUNO se fundó y emergió como el primer Fondo Fiduciario de Bienes Raíces en México. Desde entonces, el sector comenzó a crecer a nivel nacional al calor de nuevas inversiones de empresarios internacionales y locales. Además, ya en aquel año comenzó a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores, convirtiéndose así en la primera empresa inmobiliaria del rubro en hacerlo.

El crecimiento ha sido sostenido durante la última década, pero, ¿cómo le ha ido desde que comenzó la pandemia?, ¿los directivos de la empresa han sido capaces de conseguir algunos de sus objetivos más importantes?

Durante el 2020, cuando la pandemia por coronavirus afectó al sector de bienes raíces a causa de la disminución en la demanda de propiedades comerciales e industriales producto del cese de actividades económicas no esenciales vinculado a las políticas sanitarias de confinamiento social, la empresa pudo tener un año con varios logros que le permitieron continuar como líderes del sector. Principalmente, los números de venta de propiedades fueron muy elevados: durante el año pasado, FUNO registró ventas totales por 98, 8 millones de dólares.

Por otra parte, consiguieron la adquisición de Hércules y una expansión en Lago III. Consiguieron emitir deuda por 650 millones de dólares, además de re comprar el 2% de CBFIs (77.027.606 en circulación).

En momentos de crisis como los que generó la pandemia por coronavirus, la generalidad de las empresas recurren a políticas de austeridad para evitar generar gastos y evitar proponerse objetivos que, por el contexto, parece ser imposible de alcanzar. Sin embargo, la familia El-Mann que conforman el núcleo central de empresarios que llevan adelante las políticas y la dirección de FUNO, entienden que la resiliencia es nodal para un empresario moderno. Conjuntamente a los objetivos específicos de cada empresa, además es posible proyectar horizontes de ayuda social y comunitaria que exceden las propias fronteras de la empresa. Tales valores conforman la filosofía de Fibra Uno.

Familia El-Mann y la dirección de FUNO

A lo largo de 35 años, la familia El-Mann Arazi ha trabajado dentro del rubro bienes raíces. Durante esas más de tres décadas, han sido capaces de capitalizar la experiencia que fueron recogiendo al calor del desarrollo, arrendamiento, ventas y administración de propiedades inmobiliarias en todo el país. Desde 2011, lanzaron al mercado FUNO, una empresa que combina lo mejor de las habilidades empresariales de cada integrante de la familia, y en poco más de una década, han conseguido que la empresa sea líder del rubro. Por lo tanto, ¿quiénes son los principales directivos de la empresa y cuál es su experiencia previa?

  • Andre El-Mann Arazi es el CEO y Director General de Fibra Uno. El empresario se destaca por haber cumplido varios roles y funciones a lo largo de su trayectoria en el mundo de los negocios. Esa experiencia, supo capitalizarla y combinarla con sus conocimientos tecnológicos  para hacer crecer a Fibra Uno. Cuenta con más de 30 años de trabajo en el sector inmobiliario comercial. Además, es miembro del consejo de administración de varios bancos mexicanos.
  • Max El-Mann Arazi. Director de la Administración de Fibra Uno, desde 2011. Es miembro del Comité Técnico y cofundador del Grupo E. Cuenta con cuatro décadas de experiencia trabajando en el sector inmobiliario en México. En la actualidad integra el consejo de administración, y es miembro cofundador del gigante inmobiliario E-Group. Es reconocido a nivel nacional por ser uno de los mayores inversionistas inmobiliarios en el país.
  • Moisés El-Mann Arazi es el presidente de Fibra Uno. Cuenta con una trayectoria de más de cuatro décadas de experiencia en bienes raíces en México. A lo largo de sus 40 años trabajando en este rubro, pudo desarrollar  más de 170 proyectos inmobiliarios en lugares clave de todo México.

La filosofía empresarial de FUNO es inamovible para la familia El-Mann, independientemente del contexto. Esto no significa no ajustar los objetivos y las políticas a los momentos, sino que se vincula más a la manera de encarar tales objetivos. Las políticas que implementan los directivos, están basadas en un amplio y profundo conocimiento del sector bienes raíces, de manera tal que cuenta con un proceso de decisión centrado 100% en el sector inmobiliario.

Hace algunos meses, en los primeros días de marzo, la firma celebró públicamente el décimo aniversario del momento en que la empresa comenzó a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores. Entre el año 2011 y 2021, los certificados fiduciarios inmobiliarios (CBFIs) de Fibra Uno, lograron registrar una rentabilidad del 25,70%, con un crecimiento de más de 20 veces su Área de Rentabilidad Bruta. Actualmente, tras una década de cotizar en la BVM, se ha consolidado como el fideicomiso de inversión inmobiliaria (FIBRA) más importante a nivel nacional, ya que cuenta con la más amplia diversificación; por sector, región e incluso por moneda en la que percibe sus rentas.

(I.S.)

senadora Kenia López

"Pin... vieja loca", dice diputada a senadora del PAN por Saúl Huerta

Mons. Alvaro García Aguilar se recupera de una caída y operación