in

Mantienen el campamento

Integrantes de la Sección 22 de la CNTE mantienen su campamento en los accesos de la Cámara Baja

Morenista critica el desalojo en el palacio legislativo

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal y Notimex).— Integrantes de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) mantuvieron ayer su campamento en todos los accesos de la calle de Emiliano Zapata, al exterior de la Cámara de Diputados.

Cabe recordar que este martes, la posibilidad de aprobar las leyes secundarias de la Reforma Educativa en la Cámara de Diputados provocó que la CNTE colocara un plantón en la puerta 1 de la Cámara de Diputados y unos 500 integrantes de los Asesores Técnicos Pedagógicos también bloquearan los accesos.

La presidenta de la Mesa Directiva, Laura Rojas, informó que autoridades de la Cámara de Diputados trabajan de manera coordinada para generar un protocolo de actuación ante concentraciones que se presenten en las inmediaciones del Palacio Legislativo de San Lázaro.

La panista señaló que luego de las versiones de que serían bloqueados los accesos generó preocupación, por lo que se tomó la decisión, de manera consultada, entre la Jucopo y la Mesa Directiva, “de dejar retirar al personal para que no hubiera ningún problema en caso de que se cerrara la Cámara”.

“Fue una medida preventiva, consultada, como se expresó el día de ayer, entre la Jucopo y la Mesa; no fue una decisión unilateral, la ejecutó el personal que depende de la Secretaría General”, reiteró.

Al respecto, la vicecoordinadora de Morena, Tatiana Clouthier acusó inexperiencia e irresponsabilidad de Laura Rojas porque en la manera en que se avisó del desalojo creó problemas porque la gente reaccionó “como si los fueran a tomar un comando o que los iban a fumigar con Antrax”.

Anteayer, una diputada de Morena informó que tenían cinco minutos para desalojar el edificio, lo que ocasionó una estampida de diputados, trabajadores y visitantes.

La final del Sur, Leones Vs Diablos, arranca en el infierno

Cartón de Tony: De fajas a fajas