in

Marino desaparecido en 2018 ''vuelve'' a casa; su familia busca justicia

SANTO DOMINGO TEHUANTEPEC.- Una gorra verde y dos blancas de la Secretaría de la Marina (Semar) recorren sobre un ataúd de madera la pequeña Finca de Santa Teresa, ubicada en Santo Domingo Tehuantepec.

Con esa estampa la familia del marino Bruno Avendaño Martínez lo despide; dos años y medio después de su desaparición misteriosa. Los mismos 30 meses que su familia no dejó de buscarlo.

El cuerpo del marino de 37 años de edad regresó a su tierra dentro de un féretro para recibir una misa en compañía de su madre, hermanos y amigos.

Con su cuerpo hallado, la familia obtiene un poco de paz: ahora tendrán un sepulcro donde llevarle flores y veladoras. Ese es el único consuelo que arropa a Lukas, su hermano, quien encabezó una campaña desde el primer día de su desaparición.

Bruno desapareció mientras vacacionaba

Aspectos de las manifestaciones para exigir justicia por la desaparición forzada y el asesinato de Bruno Avendaño. Foto de Intenet

Bruno era policía naval general de la Secretaría de Marina en activo y el 10 de mayo del 2018, mientras estaba de vacaciones en su tierra, después de trabajar en el huerto familiar, se fue a cargar material de construcción en terrenos de San Blas Atempa.

De acuerdo con testimonios, Bruno fue visto por última vez a las 3 de la tarde ese día por el señor Goyo, el operador de un camión de carga, cuando estaba en el crucero que hacen los caminos a las poblaciones de Tehuantepec y San Blas Atempa.

Después de dos años y medio de búsqueda, el pasado 12 de noviembre, la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) informó a la familia que localizaron un cuerpo en una fosa, localizada en un terreno cercano al Hospital General de Tehuantepec, en el tramo Tehuantepec - Salina Cruz.

Bruno siempre estuvo cerca de casa

Los estudios arrojaron que eran los restos de Bruno, por lo que se procedió a las diligencias correspondiente desde las instalaciones de la FGEO.

Aspectos del último adiós a Bruno Avendaño. Foto de El Universal

Ahora la familia de Bruno emprenderá una lucha por esclarecer el crimen y exigir justicia, pues mientras su hermano cruzó océanos y llevó la demanda de que el marino apareciera con vida hasta a Europa. El cuerpo de Bruno nunca se alejó más de 12 kilómetros del hogar familiar.

"Bruno fue encontrado en una fosa a la altura del Hospital de Tehuantepec, a nosotros nos notificaron del hallazgo el 12 de noviembre. Fue pronto porque hemos estado en comunicación de los funcionarios de la Fiscalía General de Oaxaca", narra Lukas.

A la familia les dijeron que "andaba de fiesta"

El hombre sabe que este sólo es el primer paso para llegar a la verdad y la justicia.

Dice con seguridad que sigue la exigencia para que se esclarezca el homicidio de su hermano, sobre todo porque funcionarios de la Fiscalía le aseguraron a la familia que el marino “andaba de fiesta”, cuando se pedía que se acelerara su búsqueda.

"En un primer momento, el Vicefiscal de Tehuantepec, el fiscal en jefe, el Ministerio Público, y el agente investigador dijeron que Bruno andaba de fiesta. Incluso yo los interpelé diciéndolos que si sucedía lo contrario, ellos iban a tener que explicarnos lo que pasó".

La familia también exige a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) que se pronuncie por los actos de revictimización que sufrieron de parte de la Fiscalía de Tehuantepec.

Vacuna de Moderna genera más anticuerpos contra el Covid