in

México, una “inmensa fosa común” para los migrantes

Un hombre reza durante una marcha en solidaridad con los migrantes realizada la semana pasada en Santa Ana, California (Foto de EFE)
Un hombre reza durante una marcha en solidaridad con los migrantes realizada la semana pasada en Santa Ana, California (Foto de EFE)

Noches en el desierto, hambre, sed, angustia. Rodeados de serpientes, alacranes, coyotes (animales y hombres), policías fronterizos y esperanza, esas son las condiciones del migrante al pasar por México en su viaje rumbo a Estados Unidos.

En entrevista con UNAM Global, el periodista Alberto Pradilla señala que “la caravana (migrante) tiene una parte de autoorganización, de ejercicio de desobediencia civil masiva, porque sirve para que los pobres entre los más pobres realicen un tránsito por uno de los países más peligrosos del mundo (México) y lo hagan protegiéndose con lo único que tienen: sus cuerpos”.

Te puede interesar: Estados Unidos pide a México “hacer más” para contener a inmigrantes

“La caricatura de que tienen que ser sumisos, agachen la cabeza y acepten su destino choca con ese grupo de gente que desobedeció las leyes migratorias porque no tenía otra alternativa”.

Y lograron hacer visible, al menos durante ese par de meses, el grave problema de la migración.

La gente huyendo en masa

“Estaba todo mundo mirándoles, ¿por qué Centroamérica está hecho mier… que la gente está huyendo en masa?”.

Pradilla señala que violencia y pobreza son un caldo de cultivo para que miles de personas huyan todos los años con destino a Estados Unidos, la única esperanza de tener una vida mejor.

“La Caravana simboliza salir de la clandestinidad, salir de las tinieblas, salir de un lugar escondido donde han ido caminando a merced de grupos criminales, pagando un dineral a un pollero“.

Dan por “desahuciado” a su país

“En ese momento, en cambio, están a luz del día, están a la vista de todos, filmados, entrevistados, están gritándole al mundo: no podemos más, necesitamos una oportunidad”.

Señala que la gente huye porque no tiene expectativas, porque ha dado por desahuciado a su país.

“Huye el adolescente que pagaba a dos pandillas para que lo dejaran vender sus verduras. Un día le roban y no puede más, no hay más opción. Huye el taxista extorsionado por cuatro pandillas”.

10,000 dólares es el precio por salvarse

“Huye la mujer que en el trayecto a Estados Unidos había recibido trece disparos, es una mujer fuerte pero a veces se quiebra. Se llama Fany y susurra: ‘Hemos tenido una vida de perros'”.

En un libro, Alberto Pradilla dice que salvarse tiene un precio: 10 mil dólares, “el éxodo es un viaje sin boleto de regreso”.

Una inmensa fosa común

En sus crónicas de 2018, denuncia que “México es una inmensa fosa común que traga centroamericanos. Pero hambre gana a miedo”.

Camino incierto, camino que se ha tragado a cientos de compatriotas y “a pesar de todas esas dificultades, a pesar de que saben que el gobierno de Estados Unidos no le quiere, a pesar de saber que el gobierno de México le detiene y le deporta, miles de personas consideran que es la única alternativa que tienen, por eso es importante mostrar el dolor, si no entendemos ese dolor no entendemos por qué la gente se marcha”.

Política sin derechos humanos

A veces, la política migratoria tiene muy poco que ver con los derechos humanos y con ponernos en el lugar del otro, indica.

“Hay el riesgo de que se extienda el pequeño Trump que todos tenemos dentro, esas ideas xenófobas, racistas, que permean en la sociedad”.— Con información de UNAM Global

¿Quieres tener un bebé y no lo has logrado? Conoce la Fecundación In Vitro

Tribunal de Belfast: “Brexit” sin acuerdo no afectaría la paz entre las Irlandas