in

Migrantes se abren paso

Un migrante carga a un niño mientras camina frente a elementos de la Guardia Nacional durante el paso de la caravana

Nueva caravana sale de Chiapas rumbo a CDMX

TAPACHULA (EFE).— Una nueva caravana conformada por unos 6,000 migrantes, en su mayoría de Haití, El Salvador, Honduras y Guatemala, partió ayer sábado desde la ciudad de Tapachula, Chiapas, pero ahora con un destino previo a Estados Unidos: Ciudad de México.

Los viajeros intentan llegar a la capital mexicana para regularizar su situación ante el Instituto Nacional de Migración (INM), dependiente de la Secretaría de Gobernación.

Luego de varios días de organización para salir de Tapachula, ciudad que en las últimas semanas ha visto la inusual llegada de miles de migrantes de al menos 11 países, la caravana comenzó su caminata.

El enorme contingente cargó consigo maletas, mochilas, bolsas, agua, carriolas, paraguas, además de la ilusión y la esperanza de poder llegar a su destino y luego intentar entrar a Estados Unidos.

La marcha migrante “por la libertad, la dignidad y la paz” arrancó ayer a las 8 horas desde el parque Bicentenario, de la ciudad de Tapachula, y busca recorrer unos 1,160 kilómetros hasta la capital mexicana.

A la voz de “¡Sí, se puede, sí se puede!”, el contingente de migrantes, entre los que también hay personas de Venezuela, Cuba, Colombia, Costa Rica, Nicaragua, Perú, China y de algunos países de África, salió de la ciudad y recorrió sus primeros kilómetros sobre la carretera cercana a la costa de Chiapas.

El salvadoreño Isaac Andrés dijo a EFE que el INM no los está dejando salir de Chiapas a pesar de que cuentan con documentos y, aunque han estado trabajando en Tapachula, las oportunidades son escasas o inexistentes.

“Somos personas civilizadas y queremos cumplir nuestros sueños, vamos a caminar hasta donde lleguemos, no hay miedo, no hay nada, nosotros queremos llegar para cumplir nuestras metas”, añadió.

A diferencia de otras caravanas, la de ahora avanza a paso lento, debido a que dentro de las reglas de la organización se debe esperar a mujeres y niños para evitar que queden rezagados y sean detenidos por la Guardia Nacional o Migración.

El hondureño Edgar Antonio Gutiérrez, quien lleva 14 meses estacionado en la frontera sur de México, comentó que las autoridades los tienen atrapados en Tapachula y aunque intentó “comprar”, de manera ilegal, los registros oficiales, no tuvo éxito.

“Con paz y libertad, le pediremos al Instituto Nacional de Migración que nos deje pasar. Nos tienen atrapados, encerrados y queremos buscar nuestra libertad”, dijo a EFE.

La mayoría de los migrantes caminan con banderas de sus respectivos países y una cruz sobre la carretera en la que se llegan a registrar temperaturas superiores a los 36 grados Celsius.

Esta caravana está acompañada por los activistas Luis Rey García Villagrán, coordinador del Centro de Dignificación Humana en Tapachula, y el defensor de derechos humanos Irineo Mujica, director de la ONG Pueblo Sin Fronteras en México, quienes dijeron que la caravana no busca ningún enfrentamiento y que los migrantes solo quieren ser escuchados y que se atiendan sus necesidades.

“Nosotros vamos en el nombre de Dios y pacíficamente y lo que pedimos es que se atiendan los trámites administrativos”, dijeron.

El pasado miércoles, García Villagrán y Mujica llevaron 46 paquetes con peticiones de amparo a los jueces federales para que permitieran a los migrantes salir de Tapachula en caravana y continuar su viaje hacia Estados Unidos.

En los primeros días de septiembre, las autoridades frustraron el avance de cuatro caravanas de migrantes que partieron precisamente desde Tapachula.

Entonces, varias agencias de la ONU y ONG criticaron el uso de la fuerza en las operaciones para desintegrar dichas caravanas.

Luego de tres horas de recorrido, la caravana enfrentó y rompió el primer cerco de la Guardia Nacional y de la Policía estatal.

Los migrantes se tomaron de la mano, formaron una bloque y avanzaron hacia la línea de fuerzas federales, que los esperaban con equipos antimotines en un paso a desnivel.

 

De un vistazo

Empujones y golpes

Entre empujones, golpes y gritos, los extranjeros pasaron corriendo el bloqueo que desplegaron los agentes. En la contención de la caravana varias mujeres de la Guardia Nacional fueron arrolladas por la multitud y cayeron al piso.

Niños y mujeres lesionados

El choque, que duró unos 30 minutos, dejó lesionados a varios niños y mujeres que fueron atendidos por personal de Protección Civil que acompaña la marcha.

Derechos Humanos

Tras el incidente los migrantes siguieron su avance, custodiados por agentes estatales, de Migración y de la Guardia Nacional, cuyo trabajo es observado por personal de Derechos Humanos.

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Domingo Mundial de las Misiones: Homilía del XXX domingo Tiempo Ordinario

Giro en el caso Ravelo