in

Mujer secuestrada escapa de casa cerca de la Fiscalía de Guanajuato

mujer escapa de casa de seguridad
Foto: referencial

GUANAJUATO.- Una mujer tenía secuestrada dos días y logró escapar con las manos atadas, golpes y quemaduras de una vivienda, ubicada a 300 metros de la sede principal de la Fiscalía General del Estado (FGE), en la que policías ministeriales encontraron a dos hombres asesinados.

La mujer de 28 años de edad escapó la madrugada del jueves del inmueble que hombres usaban como casa de seguridad en la colonia Balcones de Santa Fe.

Gritó hasta que la escucharon

Vecinos que escucharon sus llamados de auxilio pidieron apoyo al 911, por lo que policías municipales llegaron al lugar donde la joven estaba maniatada y presentaba lesiones por quemaduras de segundo grado en una mano y muslo izquierdo, además de una herida en un dedo de la mano izquierda y golpes en diversas parte del cuerpo.

La mujer comentó que tenía dos días privada de su libertad en la finca que se localiza muy cerca de la Fiscalía estatal.

Te puede interesar: Adulto mayor murió por Covid solo y en su silla en Campeche

Dos personas asesinadas

En el inmueble, elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General del Estado encontraron los cuerpos de dos personas sin vida.

La FGE informó que inició las indagatorias correspondientes y se solicitó ante la autoridad jurisdiccional una orden de cateo para revisar el domicilio.

"Al llevar a cabo la revisión, en el interior del inmueble se localizaron los cuerpos sin vida de dos personas del sexo masculino, a los cuales les son practicados los estudios forenses correspondientes que determinen sus causas de fallecimiento e identidades legales", se informó. Señaló que se integra la carpeta de investigación respectiva para esclarecer los hechos.

Lee: Burócratas vacunados regresarán a sus oficinas a partir del lunes

Tribunal desecha impugnaciones contra elección de Layda Sansores

Miguel Luis se despide de Sammy

Miguel Luis se despide con gran tristeza de su compañero y amigo Sammy Pérez