in

No quita el dedo del renglón

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que presentará las iniciativas que “convienen” al país

“De ser necesario” intentará cambiar la Constitución

CIUDAD DE MÉXICO (EFE y El Universal).— El presidente Andrés Manuel López Obrador presentará a la Cámara de Diputados una iniciativa para reformar la Constitución, pese a perder la mayoría calificada tras las elecciones del 6 de junio.

“Si son necesarias las voy a presentar (estas iniciativas) aun cuando no pasen o las rechacen. Porque si son necesarias para el país las voy a presentar”, aseguró el mandatario desde Palacio Nacional.

En este contexto, dijo que se debe resolver el “problema a la falta de apoyo” a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Una vez más, destacó que con la reforma energética se apostó a “destruir” a la CFE, pero el Ejecutivo tiene que “cuidar” que no falte la luz y también que “no aumente” el precio de la misma, pero para ello se requiere “una reforma constitucional”, porque le dieron preferencia con la reforma energética “a los particulares”.

“Hicieron las reformas para entregarles a ellos (los particulares) el mercado”, subrayó, y dijo que ante esta situación él no se va a “cruzar de brazos”.

“¿Cómo no voy a presentar una iniciativa para que primero sea el pueblo? Primero el interés general. No puede haber interés personal o de grupo, por legítimo que sea, por encima del interés del pueblo o la nación. Voy a mandar la iniciativa”.

Aunque no puso fecha para ello, dijo que de no lograrse la mayoría calificada en la Cámara de Diputados quienes asumirán la “responsabilidad” serán los legisladores, pues la reforma se presentará “en su momento”.

Morena ganó en las intermedias del 6 de junio entre 190 y 203 escaños de los 500 de la Cámara Baja, una victoria sustancial pero menor frente a los 253 que ostentaba hasta ahora, según los datos preliminares del INE.

Sumado a sus socios del Partido del Trabajo (PT) y del Partido Verde (PVEM) superará la mayoría absoluta (251) necesaria para aprobar leyes y presupuestos en la segunda mitad del sexenio.

No obstante, no tendrá la mayoría calificada —dos tercios de la cámara— necesaria para reformar la Constitución y, por ejemplo, para blindar su polémica reforma energética.

Sobre declaraciones de dirigentes priistas, de que no harían alianza alguna con Morena en la Cámara de Diputados, el Presidente aseguró que si el PRI no quiere no hay ningún problema, pero criticó la hipocresía de sus adversarios.

¿El PRI dice que no será quien rompa el bloque opositor y no será Judas..?, se le señaló. “No hay ningún problema, yo hice el planteamiento que faltaban muy pocos legisladores para tener la mayoría calificada y hacer las reformas constitucionales. Pero fíjense cómo son de hipócritas nuestros adversarios, sepulcros blanqueados”, expresó.

López Obrador dijo que el PRI, PAN y PRD hicieron una alianza y ahora les aplauden (al PRI) los que antes decían: “¡Qué barbaridad los del PRI cómo son corruptos”.

 

A la venta 2,500 casas

El PRI, el gran perdedor