in

¿De dónde salieron los $2 mil millones que le dieron a AMLO para la rifa?

El Presidente Andrés Manuel López Obrador y Alejandro Gertz Manero, fiscal General de la República, con el cheque de 2 mil millones de pesos, el lunes (Foto de Notimex)

Dos periodistas hicieron revelaciones y críticas hoy sobre los dos mil millones de pesos que el fiscal general Alejandro Gertz Manero entregó al presidente Andrés Manuel López Obrador para que se utilicen en los premios de la rifa relacionada con el avión presidencial.

El origen de esos recursos sería de una “devolución” que hicieron empresarios que habían sido beneficiados ilegalmente con 5,000 millones de pesos por el Infonavit en el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Expediente de corrupción

En su columa “Serpientes y Escalera” de El Universal, Salvador García Soto dice que los 2,000 millones de pesos “se trata de un dinero recuperado vía un expediente de corrupción en el pasado sexenio de Peña Nieto, pero para obtener esos recursos ni Gertz ni su equipo tuvieron que hacer grandes proezas en materia judicial o de investigación: bastó la amenaza de una indagatoria federal para que empresarios de origen judío, del sector inmobiliario, acudieran a la FGR a “devolver” 5 mil millones de pesos, de los que ya entregaron 2 mil millones”.

Te interesa: Exigen comprar medicamentos y no esperar a rifa del avión presidencial

El periodista explica que  en el sexenio peñista siendo director del Infonavit Alejandro Murat, por instrucciones de la Presidencia de la República, se otorgó a el grupo Telra Realty, de los hermanos Rafael y Téofilo Zaga Tawil, un contrato millonario para manejar no sólo las marcas registradas de Infonavit/Hogares con valor, La Casa Infonavit, Tuya Infonavit y otras nueve marcas nuevas, sino también para desarrollar proyectos para remodelar y rehabilitar desarrollos urbanos e inmobiliarios.

Sin embargo, indica García Soto, los hermanos Zaga Tawil en realidad eran prestanombres y el verdadero beneficiario del multimillonario contrato era el empresario más poderoso del sector inmobiliario mexicano, el también judío Moisés El-Mann, director del exitoso fondo de Fibra Uno.

Ponen fin a los contratos

A la llegada de David Penchyna al Infonavit, también en el gobierno de Peña Nieto, fue informado de diversas irregularidades graves detectadas en los contratos otorgados a los Zaga Tawil y a través de ellos a Moisés El-Mann, indica García Soto.

“Ante los riesgos graves de incurrir en responsabilidades administrativas y hasta de violaciones de derechos humanos, Penchyna le pidió al Consejo de Administración del Infonavit su autorización para dar por terminados los contratos con Telra Realty, lo que le fue concedido el 25 de mayo de 2016. Y para “compensar” a los empresarios Zaga y a sus verdaderos socios los El-Mann por la terminación anticipada de contratos, se acordó otorgarles un generoso pago del Infonavit por 5 mil millones de pesos, que les fueron entregados a los titulares del contrato”, explica el periodista.

Te puede interesar: López Obrador presenta el "cachito" para la rifa del avión presidencial

Ya en el gobierno de López Obrador, afirma García Soto, el expediente de este pago millonario brincó de inmediato en el Infonavit y se solicitó a la Fiscalía General de la República abrir un expediente sobre el pago de los 5 mil millones de pesos a los empresarios judíos. “Cuando el grupo de Moisés El-Mann supo de la investigación, de inmediato pidió a sus “socios” los Zaga Tawil acercarse al fiscal Alejandro Gertz y ofrecer que ellos ‘no querían ningún escándalo’ y mucho menos una investigación judicial que afectara a sus empresas, y que proponían regresar, íntegros, los 5 mil millones de pesos que les había pagado el Infonavit”, dice el periodista.

“Así fue que, hace un par de semanas, los hermanos Zaga se presentaron en la FGR para entregar, voluntariamente y sin ningún tipo de coerción judicial de por medio, los 2 mil millones de pesos”

Faltan 3 mil millones de pesos que los empresarios del sector inmobiliario se comprometieron a entregar a los próximos meses al fiscal Gertz, afirma el columnista.

"¿Quién fue el dañado?"

El periodista Salvador Camarena, en su columna en El Financiero se pregunta “ por qué la FGR tiene y dona dinero de algo que se supone que proviene de un asunto que acaba de, ¿denunciar?, ¿litigar?, ¿medio ganar?, ¿negociar?, ¿decretar extinción de dominio?”

Agrega: Entonces, la primera pregunta es quién (o quiénes) fue (fueron) el (los) dañado (s), quiénes son, pues, las víctimas de los delitos que permitieron a la Fiscalía recuperar esos 2 mil millones de pechereques. Si hemos de hacer caso a la prensa seria (no se rían), esa víctima fue el Infonavit.

“La pregunta de los 64 mil pesos es: si es cierto que Telra Realty devolvió dinero de tan jugoso negocio con Murat-Penchyna, por qué el lunes no se le regresaron esos fondos a la víctima de esa operación, que es ni más ni menos que el Infonavit. Sólo por si no lo recuerdan, el dinero del Infonavit no es del gobierno, sino de los trabajadores que cotizan en ese sistema”, asegura Camarena.

“Una duda más: no estaríamos mandando un mensaje de impunidad a empresarios gandallas con un arreglo de 'entreguen' 40 por ciento de lo robado y el pueblo ya no va a reclamar, así hayan jineteado por años esos 2 mil melones”, concluye el periodista.

Síguenos en Google Noticias

¿De qué trata el caso Odebrecht?

¿Copia o bajo presupuesto?; el debate detrás de dos pósters de cine