in

Pena de 51 años de cárcel por enterrar viva a su esposa para no divorciarse

TUXTLA GUTIÉRREZ (El Universal).— Una sanción de 51 años y tres meses de cárcel recibieron René “N” y Gehú “N” por el delito de feminicidio de Sandra Luz Díaz Morales, a quien enterraron viva el 29 de agosto de 2014 en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, debido a que días antes la mujer había pedido el divorcio a su cónyuge.

René “N” y Gehú “N”, esposo y cuñado de la víctima, enterraron viva a Sandra Luz, en complicidad de cuatro hombres y una mujer, en una casa de seguridad ubicada en la colonia Terán, informó la Fiscalía General de Chiapas.

Los cuatro hombres y la mujer fueron sentenciados a 51 años de prisión el pasado 11 de abril.

Petición del divorcio, el motivo

A principios de 2014 Sandra Luz le pidió el divorcio su esposo, pero éste se opuso porque “no quería compartir los bienes que poseían”, de modo que decidió planear el secuestro con la complicidad de su hermano Gehú y otras cincos personas.

Gehú fue el encargado de contratar a Concepción “N”, José Luis “N”, Dulce María “N”, Johan Mauricio “N” y Edgar Alberto “N” para concretar el secuestro.

Operación para el secuestro

El 28 de agosto de 2014, a las 09:20 horas, Sandra Luz salió de su casa en el fraccionamiento Los Laureles, a bordo de su camioneta Jeep Grand Cherokee, para ir a trabajar a su negocio ubicado en el centro de Tuxtla Gutiérrez.

Pero minutos después y antes de que llegara a la negociación, los plagiarios simularon un accidente de tránsito para luego raptar a la mujer, a quien subieron a un vehículo Dodge tipo Stratus.

A Sandra Luz la mantuvieron cautiva en una casa de seguridad en la colonia Teherán, propiedad de Gehú, dijo la dependencia.

Enterrada viva en una fosa

Horas después de haber llegado, René ordenó a sus cómplices que asesinaran a su esposa, por lo que la ataron de manos, cubrieron con un lienzo los ojos y procedieron a enterrarla viva en una fosa que cavaron en el patio de la vivienda.

Después de que la mujer quedó bajo la tierra, los cómplices procedieron a cubrir la cavidad con cemento, lo que le causó la muerte por asfixia mecánica.

A siete imputados que se encuentran recluidos en el penal de El Amate se les determinó un pago, por la reparación del daño, de 322 mil 676 pesos.

Los Leones dan de baja a Geiger y activan a Yeison Asencio

Andrés Manuel López Obrador

AMLO: “Estamos en contra de la mal llamada reforma educativa”