in

Presión al mercado laboral

Prevén problemas globales por el envejecimiento

CIUDAD DE MÉXICO (Notimex).— El aumento de la esperanza de vida y la caída de las tasas de natalidad han desacelerado de manera considerable el crecimiento de la población mundial y se augura que esta trayectoria continuará en los próximos decenios, lo cual generará fuertes presiones en el mundo laboral, afirmó la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Una consecuencia inmediata de esta desaceleración, expuso, es que el crecimiento de la fuerza de trabajo mundial no alcanzará para compensar una reserva de jubilados en rápido aumento y someterá a presión a los sistemas de pensiones, como al mercado de trabajo en su conjunto.

En los países desarrollados, donde el envejecimiento de la población es considerablemente más veloz, indicó, se estima que para el año 2030 habrá cerca de cinco personas de 65 años o más por cada diez personas en la fuerza de trabajo.

Además, el envejecimiento de la población a nivel mundial generará un aumento de la edad promedio de quienes integran la población activa y pondrá en jaque la capacidad de los trabajadores para mantenerse al ritmo de las innovaciones y los cambios estructurales en el mercado de trabajo.

A nivel mundial, puntualizó, se prevé que la edad promedio de la fuerza de trabajo aumente desde casi 40 años a 41 años, con un crecimiento considerablemente más rápido en Europa y Asia Oriental, en particular China.

La OIT refirió que la pobreza en la vejez está ligada a las desigualdades.

 

Tensa calma en Kanasín tras protestas

Busca la CNDH en un certamen al consejero infantil