in

Pretenden revertir avances

Un grupo de turistas camina por una de las calles de La Habana. El gobierno de Estados Unidos prohibió los cruceros a Cuba y restringió las visitas culturales de los ciudadanos estadounidenses a la isla caribeña

Cuba advierte del agravamiento de relación bilateral

LA HABANA (Xinhua).— La subdirectora general de la Dirección de Estados Unidos de la cancillería cubana, Johana Tablada, dijo ayer que los responsables de la política exterior de Estados Unidos pretenden revertir los avances alcanzados en los vínculos bilaterales.

Durante su intervención en la Conferencia Internacional de Estudios sobre Estados Unidos y Procesos Hemisféricos 2019, evento que auspicia el Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos de la Universidad de La Habana, la diplomática señaló que el retroceso puede agudizarse en un futuro próximo.

“Las relaciones (bilaterales) están mal pero se pueden poner peor porque quienes están detrás de esto pretenden llegar a la ruptura de relaciones”, señaló.

Johana Tablada responsabilizó al asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, de la situación actual entre los dos países, y anunció que se prevén “medidas extremas” para afectar económica y políticamente a Cuba.

Tal es el caso de nuevas regulaciones contra los vuelos directos y un posible “bloqueo total”, según lo anunciado por el presidente Donald Trump en abril pasado, con implicaciones “nefastas”.

Además de volver a incluir a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo, de la cual fue excluida en mayo de 2015, y colocar al país en la peor de las categorías (nivel 3) del informe del Departamento de Estado sobre la trata de personas.

En caso de concretarse, estas medidas se sumarían a otras aprobadas recientemente y calificadas por el gobierno cubano como “coercitivas”. Dentro de ellas está la activación plena del Título III de la Ley Helms- Burton, la prohibición a los cruceros de atracar en puertos cubanos y el impedimento a los ciudadanos estadounidenses de visitar Cuba en grupos para el intercambio pueblo a pueblo.

“Estados Unidos no ha podido encontrar hasta ahora una mentira suficientemente creíble para seguir imponiendo la política contra Cuba”, indicó Johana Tablada.

Se trata de una realidad ajena a los deseos e intereses de la mayoría de los ciudadanos, políticos progresistas y empresarios estadounidenses, manifestó la diplomática.

“Somos inmunes a las amenazas, las presiones, aunque nos preocupa el sufrimiento que puede causar a nuestro pueblo la aplicación de medidas extremas”, indicó.

“Seguimos trabajando en Estados Unidos con los sectores con los que podamos impedir que esta política que no tiene sustento ni apoyo real, pueda tener nuevos capítulos”, reiteró.

Johana Tablada apuntó que los 22 acuerdos bilaterales suscritos durante la administración de Barack Obama se mantienen vigentes, lo cual abrió el espectro de la colaboración entre los dos países en múltiples esferas y permitió la obtención de “resultados importantes”.

Sin embargo, en los últimos dos años se han reducido al mínimo los contactos oficiales y los mecanismos de cooperación entre ambos gobiernos que dejaban 2,000 millones de dólares anuales a Estados Unidos de ganancia, fruto de las “pequeñas oportunidades comerciales” abiertas por Obama, indicó la funcionaria.

Johana Tablada consideró que pocas veces en la historia contemporánea de Estados Unidos habían coincidido personas tan “siniestras” como las que “han tomado el control” de la política exterior del gobierno estadounidense.

Esta situación implica un retroceso “alarmante” en las relaciones no sólo con La Habana, sino con el resto del mundo, un factor incluso “contrario al interés nacional de Estados Unidos y a la posición de la mayoría de los sectores” en ese país.

 

Los Leones evitan la barrida ante los Tigres en Cancún

Cartón de Tony: Ese esquema habla