in ,

Prevén fuerte crecimiento de la economía del país este año

Las exportaciones a Estados Unidos serían uno de los factores para que México tenga un crecimiento económico mayor que el previsto este año (Foto de QS Noticias)
Las exportaciones a Estados Unidos serían uno de los factores para que México tenga un crecimiento económico mayor que el previsto este año (Foto de QS Noticias)

La economía de México podría crecer este año más de lo previsto gracias a la demanda externa, en especial de Estados Unidos, y en menor medida por la demanda interna, señala la consultora Vector.

En un comunicado, firmado por Rodolfo Navarrete, Vector prevé que el crecimiento se acerque a 6.0% anual o más, contra la estimación promedio de 3.4% de los economistas encuestados en diciembre por Banco de México (Banxico).

Te puede interesar: La recuperación económica será ''gradual y prolongada'', prevé Banxico

Este resultado sería producto principalmente del efecto de arrastre que ejercería la economía y, en particular, el sector industrial y manufacturero estadounidense.

Mientras, la política fiscal y monetaria internas seguirán teniendo un papel marginal en el proceso de recuperación, en medio del rebote de Covid-19.

Efecto del triunfo demócrata en EE.UU.

El triunfo demócrata en las elecciones de noviembre en Estados Unidos (con el control de la Presidencia, la Cámara de Representantes y el Senado) fortaleció la percepción de que se inicia la era de las "políticas fiscales súper expansivas" en ese país.

Esto, aprovechando la ventaja que le brinda el banco central al reducir el costo del endeudamiento público prácticamente a cero.

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, así lo confirmó el jueves pasado al anunciar un paquete de estímulo fiscal de 1.9 billones de dólares adicionales a los 900 mil millones aprobados a finales de diciembre.

El paquete se aplicará en salud, educación, apoyo a las familias de bajos ingresos e infraestructura, por lo que probablemente dinamizará la industria y la manufactura tradicionales, y fortalecerá el efecto de arrastre sobre México.

Crecimiento de las remesas

Además, es probable que se vea favorecido el crecimiento de las remesas de los trabajadores mexicanos en el exterior, que apoyará la recuperación del consumo y la inversión internas.

De acuerdo con la información disponible, la variable de la demanda agregada que guía la recuperación mexicana son las exportaciones, que en octubre ya habían superado los niveles prepandemia.

Como se sabe, más del 80% de las exportaciones va dirigido al mercado estadounidense y dependen fundamentalmente de la demanda de productos mexicanos en ese país que, a su vez, están en función del dinamismo económico que se observe.

Si bien es cierto que el rebote de Covid en Estados Unidos afecta el comportamiento de su mercado laboral, es probable que se trate de un fenómeno temporal debido a la intención del nuevo gobierno de afrontar de manera diferente la epidemia, tratando de inmunizar lo más rápido posible a la mayoría de la población.

Nerviosismo en mercados

Como es de esperarse, la posibilidad de observar un fuerte crecimiento de Estados Unidos en 2021 genera cierto nerviosismo en los mercados de deuda del mundo debido al temor de que vaya acompañado del crecimiento de la inflación, lo cual obligaría a la Fed a aumentar las tasas de interés antes de lo previsto.

Sin embargo, el presidente de la Fed, Jerome Powell, fue tajante el jueves pasado al señalar que eso no sucederá pronto y cuando suceda el organismo será cauteloso a la hora de instrumentarla.

En especial enfatizó que todavía hay mucha holgura en el mercado laboral por resolver, de modo que deberemos acostumbrarnos a convivir con políticas fiscales y monetarias ultra expansivas por algún tiempo.

En cuanto a la política económica interna, todo indica que su papel será muy marginal en la promoción de la recuperación mexicana.

Prevén otra baja a la tasa

En ese sentido, se espera que el Banco de México reduzca aún más la tasa de interés, aunque no más de medio punto porcentual en las dos primeras sesiones del año.

Por su parte, la política fiscal apoyaría la expansión del gasto y de la inversión públicas, pero de manera poco relevante debido a las dificultades que afronta el gobierno para endeudarse por el elevado costo de la deuda.

"Da la impresión de que la política monetaria y la política fiscal se están coordinando para no hacer nada".

En resumen, la recuperación de la economía mexicana en 2020 y 2021 depende fundamentalmente de la demanda externa, en especial de Estados Unidos, y en mucha menor medida de la demanda interna, que está sujeta más al carácter de la política económica interna y a algunos efectos indirectos del crecimiento total.

México tendrá 12 millones de dosis de vacuna rusa Sputnik: Hacienda