in

Primer paso de una reparación

Disculpa oficial a Lydia Cacho por abusos en 2005

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— El gobierno ofreció disculpas a la periodista Lydia Cacho al reconocer que se violaron sus derechos humanos cuando fue agredida en el año 2005 tras denunciar una red de pederastas ligada a empresarios y gobernantes, un hecho que quedó impune.

“Estamos aquí siendo consecuentes como gobierno con nuestra historia, con las omisiones y errores del pasado, estamos aquí para ofrece disculpas a nombre del Estado mexicano a Lydia Cacho”, expresó la secretaria de Gobernación del país, Olga Sánchez Cordero.

La activista fue detenida en diciembre de 2005 por una decena de policías que, sin contar con orden de captura, la trasladaron de Cancún a Puebla en un vehículo propiedad del empresario de la industria textil José Kamel Nacif. El empresario era uno de los principales señalados en el libro de investigación publicado por la periodista, “Los demonios del Edén”.

Durante el viaje por carretera de Cancún a Puebla, que duró más de 20 horas, Lydia Cacho fue torturada física y psicológicamente, además de sufrir tocamientos e insinuaciones sexuales y ser amenazada de muerte de manera verbal y física.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación concluyó en 2007 que no se violaron “de forma grave” las garantías individuales de Lidya Cacho y, después de 13 años de buscar justicia, solo se ha sentenciado a un policía.

Ayer, Olga Sánchez Cordero dijo que no se consentirá que ocurran más este tipo de cosas en el país.

Lydia Cacho consideró que esta disculpa es “solo el primer paso de la reparación integral” y exigió juicio para “todos y cada uno de los autores intelectuales” del suceso acontecido hace 14 años. “Si nos hemos jugado la vida por los derechos humanos, por atrevernos a revelar la verdad, lo menos que esperamos de quienes lideran este país es que tengan la mitad de la valentía y ética que hemos demostrado”.

 

El poeta Saúl Ibargoyen. Foto: info7.mx

Fallece el poeta uruguayo Saúl Ibargoyen a los 88 años

“En niveles críticos”