in

Acusan de "historias de terror" en "Pujol"; Grupo Olvera responde

pujol
Foto: Pujol en redes sociales

MÉXICO.- El chef Enrique Olvera, uno de los más reconocidos del país y dueño del  restaurante “Pujol” fue acusado por practicantes que buscaban empleo de explotación laboral y psicológica.

El 28 de mayo pasado, Ximena “A” compartió su historia en Facebook. Con la publicación titulada “Perdí la oportunidad de trabajar en Pujol”, la licenciada en Gastronomía por la Universidad del Claustro de Sor Juana contó su experiencia al hacer la prueba para obtener un empleo en ese sitio.

Ximena confesó que el pasado 29 de mayo recibió una llamada del restaurante y que su proceso pasó de la máxima emoción a la desilusión.

“He tenido semanas difíciles, sin saber, por primera vez a dónde quiero ir, quién soy en el ámbito profesional y qué quiero realmente hacer. En medio de esa crisis, el jueves 20 de mayo recibí una llamada “Hola, Ximena, hablo de Pujol. Nos interesa tu currículo y queremos que vengas a trabajar aquí. Si te interesa, necesitamos hacerte una entrevista (esa fue la entrevista), que respondas un examen psicométrico y que vengas a 5 días de prueba”, empezó su publicación.

“Claro que me interesó, claro que casi se me sale el corazón y claro que no podía creer que estaría en la cocina del restaurante que ocupa el puesto número 12 en la lista de los 50 Best Restaurants. Pasaron 4 días en los que gran parte de mis pensamientos se enfocaban en ese lunes 24 a las 12:00pm en el que empezaría mi prueba en Pujol y el que probablemente era el primer día del final de aquella crisis. Brenda y yo íbamos muy emocionadas, llegué puntual, vestida de negro, emocionada y con los nervios en todo el cuerpo. Mientras esperábamos a la chef (porque seguro ver a Enrique Olvera por ahí es como esperar un 29 de febrero), empecé a platicar con otros chefs que iban también a hacer prueba (uno muy presumido al que después mandaron a comprar unos zapatos porque no llevaba los correctos para la cocina (jajaja)) y todos estábamos muy nerviosos. Finalmente, la chef llegó, se presentó, nos hizo un par de preguntas a cada uno, nos advirtió (con gusto y cierta burla en su expresión facial) que nadie aguantaba y que ahí era dedicar toda tu vida a Pujol (de 11:00am a 3:00-5:00am) y que si teníamos hijos, pareja o negocio (mientras decía lo tercero, clavó su mirada en mí) nos fuéramos olvidando de ellos. Listo, entramos a la cocina (nervios y emoción recorrían mi cuerpo), nos enseñó la ubicación de cámaras de refrigeración, almacén, cocinas, baños y cuarto para guardar cosas (uno de 3x3m para 50 empleados, aproximadamente); nos asignó con un chef a cada uno y... ¡empezamos! A mí me tocó en la parte del ceviche (hay uno o dos chefs para montar cada platillo del menú degustación), mis tareas fueron: montar el ceviche, rellenar cambros, correr como pendeja cada media hora empujando al resto de los que hacían prueba para que dos de nosotros ganáramos la escoba o el trapeador y los demás nos vieran competir por eso y no nos regañaran por no haber llegado; limpiar, limpiar la ventana y limpiar. El servicio terminó a las 10:00pm (yo, en mi sentido común y como ha sido en el resto de las cocinas en las que he trabajado, creí que saldría a las 10:30-11:00pm después de limpiar mi área de trabajo (ahí tuve a mi hermosa novia esperándome hasta que saliera) dieron las 11, 12, 1, 2... hasta que después de limpiar unas 10 veces más después del servicio, esperar a que algunos prepararan unas cosas para un evento privado del chef Olvera y la chef hiciera el briefing (palabra mamona para referirse a un tipo de junta), salí de Pujol. Cuando salí y subí al carro, toda la emoción de días anteriores y de ese día en la mañana se quedó en algún rincón del restaurante mientras recordaba cómo en el briefing la chef, de nuevo, de forma orgullosa y burlona, esta vez con el apoyo de otros chefs (todos se dicen chef ahí, te lo pintan bien bonito), después de que los que estábamos a prueba compartiéramos nuestra experiencia en ese primer día, recalcaba que nadie aguanta las 16 horas de trabajo, 6 días a las semana por una súper paga de $14,000 (cuando el restaurante hace un aproximado de $10millones al mes) y que teníamos que estar dispuestos a dejarlo todo por Pujol. Platiqué con Brenda, le mandé nota de voz a mi familia (no pude responderles ni un mensaje en todo el día), llegué a mi casa, intenté cenar el sushi que Bren me había comprado (no logré acabármelo porque me quedé dormida). Al día siguiente desperté con los ánimos hasta abajo para ir a mi segundo día de prueba a Pujol, me bañé, fuimos al Mercado a desayunar un licuado y un taquito (no soy nada fit) y nos fuimos. Todo me cuestioné en el camino al restaurante: ¿cómo me regresaría a las 3am, cuánto tendría que pagar de uber y/o parquímetro en futuros días? (aunque sé que lo haría por mí, Brenda no podía llevarme y recogerme diario y a esas horas), ¿realmente quería esto todos los días?, ¿iba a entregar 96 horas de mis semanas por $14,000 y 5 letras que forman un nombre cotizado en mi CV? Finalmente llegamos a las 11:00am (hora de entrada), hice una llamada a mi hermana Isa, platiqué con Brenda, me solté a llorar y decidí que no estaba dispuesta a dejarlo todo por el número 12 de los 50 Best.

A 4 días de esto, me pregunto ¿perdí la oportunidad de trabajar en Pujol? ¿Gané la oportunidad de saber valorar mi vida social y familiar, valorar mi salud? ¿Algún día se dejarán de normalizar este tipo de abusos en la industria restaurantera?

Lee también: Reconocido chef critica el gusto de comensales mexicanos y se vuelve viral

Por cierto: nunca hubo una real hora de comida (irónico al ser un restaurante que alimenta a otros por $3,000) (SIC)”, finalizó la mujer en su narración.

Pujol responde

Luego de que la acusación hizo eco y se sumaron otras historias, Grupo Olvera explicó que tiene más de 80 empleadas en el restaurante y que reciben las prestaciones que les corresponden por Ley.

El comunicado de Grupo Olvera destacó que cuando se han recibido quejas, se han tomado acciones disciplinarias que van desde el levantamiento de una acta administrativa hasta la separación permanente del puesto.

“Cumplimos con las medidas de identificación, análisis y prevención de riesgos psicosociales en el trabajo establecidas en la NOM-035-STPS-2018, implementamos cursos de comunicación interpersonal eficiente, brindamos capacitación constante a nuestros gerentes y contamos con protocolos de atención de la empresa ante cualquier queja por violencia o acoso de cualquier índole.

Lee: Pujol: el precio de comer en el mejor lugar de México y Norteamérica

“Los ingresos del personal que labora en Pujol están entre los más altos del sector en México. La totalidad de las propinas se distribuye entre el equipo de servicio, soporte y cocina”, añadió Grupo Olvera en su comunicado.

Las reacciones

Te puede interesar: Docena de tortillas de "Pujol" se vuelve viral: memes y reacciones

Escrito por Grupo Megamedia

Grupo Megamedia es la corporación de medios con mayor audiencia en el sureste de México. Sus empresas están dedicadas a la conexión de los clientes con sus clientes a través de la generación y difusión de la información en sus diferentes periódicos y sitios web. https://www.megamedia.com.mx/  

Sabotaje en Pemex

Vigilancia reforzada en la refinería de Salina Cruz por sabotaje