in ,

Qué sucedió un 18 de septiembre en la estación Balderas de la Línea 3

El 18 de septiembre de 2009, Luis Felipe Hernández Castillo desató una de las tragedias que aún se recuerdan en la estación Balderas de la Línea 3 del Metro de la Ciudad de México.

El hombre cometió ese día un doble homicidio, del que resultaron víctimas un elemento de la Policía Bancaria  e Industrial y a un albañil.

Eran las 17:14 horas cuando Hernández Castillo realizó varias pintas en las paredes de la citada estación, entonces el oficial Víctor Manuel Miranda Martínez se le acercó para llamarle la atención, sin conocer que el hombre llevaba consigo un revolver calibre 38, con el que le disparó en la espalda.

De acuerdo con información de Excelsior, a esa hora en la estación había cerca de mil personas. Hernández Castillo subió entonces a uno de los vagones y les dijo a los pasajeros que la agresión no era contra ellos, sino contra “este gobierno de ratas”, y que sus acciones respondían “en nombre de Dios”.

Un albañil con alma de héroe

Ante el temor de los presentes, Esteban Cervantes Barrera –de oficio albañil- decidió confrontar al pistolero con quien forcejeó varios minutos antes de que éste lograra dispararle en el pecho y acabar con su vida.

En la parte de atrás, con camisa blanca, yace en el suelo Esteban Cervantes Barrera. Foto de Internet

El pistolero luego disparó contra otras personas a las que dejó lesionadas, antes de que fuera detenido por la policía y puesto a disposición del Ministerio Público.

El pistolero de Balderas, tras las rejas

Días después, el entonces procurador de justicia Miguel Ángel Mancera destacó que en el interrogatorio Hernández Castillo – veterinario de profesión- demostró tener un “trastorno de ideas delirantes”.

Luis Felipe Hernández Castillo, durante el juicio en el que fue condenado a 151 años de prisión

El hombre aún continúa en prisión con una condena de 151 años por el tiroteo en el Metro. Respecto a las víctimas, el gobierno capitalino anunció la creación de la Medalla al Mérito Ciudadano Esteban Cervantes Barrera, que en su primera entrega recordó a los dos fallecidos.

Miguen Ángel Mancera en los honores al oficial Víctor Manuel Miranda. Foto de Internet

Aunque esta tragedia marcó a la estación Banderas, en la historia del Metro existe un largo recuento de personas que han perdido la vida, varios de ellos al arrojarse o ser arrojados a las vías del Metro.

También se han registrado otros tiroteos: en 1995 un policía disparó contra siete personas en un vagón, terminando con la vida de dos de ellas, en la estación La Raza. En 2006, un policía resultó herido por una bala perdida en la estación Balderas.- Con información de Excelsior e Infobae.

Si más yucatecos usan cubrebocas se evitarán 2,500 muertes: Vila

Molestia por envenenamiento de gatos en Suma de Hidalgo