in ,

Cancún, como si nada

Sobre estas líneas

Nutrida afluencia de turistas, sin las normas sanitarias

CANCÚN, Quintana Roo.— Pese a los llamados de la autoridad a prevenir el contagio de coronavirus, turistas nacionales y extranjeros, al igual que habitantes de la zona, desbordaron playas de Cancún sin cubrebocas, sin sana distancia y, en muchos casos, con consumo alcohol.

El frenesí de la fiesta en medio de la pandemia por Covid-19 es amenizado por grupos de banda que compiten con la música electrónica de los clubes de playa privados, donde también se muestran parejas abrazadas, familias enteras sin cubrebocas y jóvenes con cartones de cerveza en mano.

Actividad en el Aeropuerto de la Ciudad de México

En México no hay restricciones de ningún tipo para recibir a turistas extranjeros. Ninguno tiene que presentar una prueba que demuestre que no tienen Covid-19, enfermedad que el año pasado desplomó la actividad turística. Las operaciones programadas para el Sábado de Gloria en el Aeropuerto Internacional alcanzaron un total de 479, de las cuales 241 fueron vuelos de llegada y 238 de salida; del total, 148 fueron arribos internacionales.

La ocupación hotelera en Cancún, principal destino receptor de turistas internacionales, junto con Riviera Maya, rebasa el 65% en sus más de 35 mil cuartos operando, con alrededor de 57 mil visitantes del país y del extranjero, de acuerdo con cifras de la Asociación de Hoteles de Cancún.

Aumento de 200% en casos de Covid-19

Apenas el jueves pasado, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, quien cada semana amenaza con recrudecer sanciones para quienes violenten límites de aforo y medidas de prevención sanitaria, informó que destinos como Tulum —en permanente desobediencia— registra un aumento de 200 por ciento en casos de Covid-19.

En Cancún, la resistencia a cumplir las reglas y aprovechar la ausencia y el desorden son palpables pues en cada metro cuadrado de Playa Gaviota Azul o Playa del Forum, como se le conoce entre la población, el recibimiento es con un mini “beach club” repleto de bebidas alcohólicas. El acceso está parcialmente bloqueado por un camastro, arrumbado a un costado. La gente entra y sale con o sin cubrebocas; sobria o alcoholizada.

A escasos metros se observa la torre del guardavidas, bloqueada por músicos de banda y, en línea recta rumbo al mar, se encuentran camastros y sombrillas suficientes para entorpecer el paso al guardavidas en caso de una emergencia.

Libre acceso y tránsito en las playas

Al costado izquierdo, el Club de Playa del Mandala ordenó a su personal colocar una serie de postes de madera unidos por un cordón para limitar “su” playa. A partir del 21 de octubre del 2020 entró en vigor un decreto para garantizar el libre acceso y tránsito en las playas, a través de la Ley General de Bienes Nacionales, la cual establece que el acceso a las playas marítimas y la zona marítimo-terrestre contigua a ellas no podrá ser inhibido, restringido, obstaculizado ni condicionado.

El decreto habla de sanciones para los titulares de concesiones de zona federal, autorizaciones, permisos y acuerdos de destino o propietarios de terrenos colindantes a ésta.

De un vistazo

Sin restricciones

La gente disfruta del escape al Caribe, sin restricciones durante el fin de Semana Santa.

Sin cubrebocas

En Punta Cancún la gente camina sin cubrebocas y los que tienen, lo llevan mal puesto.

Sin orientación

No se observó a ninguna autoridad que orientara sobre las medidas sanitarias.

Dan uso a heces caninas

Cartón de Tony: "El virus de la ingratitud"