in

Reabren caso de Diego Santoy

Diego Santoy

Echan abajo una condena de 138 años de prisión

MONTERREY (El Universal).— A punto de cumplirse 14 años del asesinato de los hermanitos Peña Coss, Diego Santoy Riveroll, el hombre que permanece preso en el penal de Cadereyta, acusado por el doble crimen y otros delitos relacionados con los hechos que conmocionaron esta entidad el 2 de marzo de 2006, logró que un tribunal colegiado del Tribunal Superior de Justicia de Nuevo León echara abajo una condena de 138 años que le había dictado el juzgado primero penal de esta ciudad, el 1 de octubre de 2011.

Fuentes del Poder Judicial informaron que en virtud de esta resolución, un juzgado deberá reabrir el caso para realizar varias diligencias de careo y dictar una nueva sentencia. Se alegó que no hay constancia de que en los careos realizados con relación a este caso estuviera presente el abogado de Santoy, por lo que sería necesario que comparezcan de nuevo Erika Peña Coss, su hermana Azura, así como Tere Coss, madre de ambas y de los niños asesinados en marzo de 2006, a fin de que se dicte una nueva sentencia.

El abogado penalista Aurelio Galindo Rojas detalló que el fallo judicial de apelación es procedente, pues al comparecer Diego Santoy sin la asistencia de un defensor legal se habría violado su derecho al debido proceso, como estipula la fracción IX del artículo 20 Constitucional.

Explicó también que aunque en el nuevo sistema penal acusatorio ya no existen las diligencias de careo, se pueden realizar porque se está actuando conforme al Código Penal que estaba vigente al momento en que ocurrieron los hechos de la colonia Cumbres.

En marzo de 2006, Diego Santoy Riveroll fue acusado por el asesinato de los hermanos Érik Azur y María Fernanda, de siete y tres años, respectivamente, además de causar lesiones a su exnovia Érika Peña Coss, hermana de los niños, y la privación ilegal de la libertad de la empleada doméstica Catalina Bautista.

Santoy actualmente permanece internado en el penal de Cadereyta, en uno de las tres prisiones del estado que hasta hace unos meses era considerada la más tranquila, pero que el 27 y 28 de marzo pasado registró dos motines que dejaron como saldo cuatro muertos y 28 heridos.

El llamado “Asesino del Cumbres” —apodo adquirido por el nombre de la colonia de clase media alta donde, según las autoridades se cometió el doble crimen—, realiza actividades de labor penitenciaria y estudia; las autoridades reportan que no se ha metido en problemas con otros internos.

Síguenos en Google Noticias

Capturan a presuntos homicidas de un hombre en colonia de Playa del Carmen

Cuatro de cada 10 “ligan” en apps