in

Respaldo episcopal a AMLO

Arzobispo pide al gobierno no cejar en su estrategia

MONTERREY (El Universal).— El presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y arzobispo de esta ciudad, Rogelio Cabrera López, expresó su apoyo al presidente Andrés Manuel López Obrador en su lucha contra la corrupción que decidió iniciar contra el robo de combustibles.

Monseñor Cabrera pidió al mandatario que no se deje amedrentar, y a los mexicanos respaldar estas acciones, conscientes de que tenemos que pagar también la parte que nos corresponde.

Al final de un mensaje que dio ayer con motivo de “La fiesta del Bautismo del Señor”, el arzobispo aprovechó para expresar su apoyo al presidente ante su decisión de enfrentarse al problema del robo de combustible “que ha marcado negativamente a nuestro país”.

Por lo anterior, señaló, “invito a los ciudadanos a que apoyemos estar medida, pidiendo a la autoridad que no se deje amedrentar por acciones que en el pasado fueron comunes, y que tanto daño han causado, sino que hagan valer las leyes y se responda con prontitud a esta situación esperando que lo más pronto posible se resuelva el problema”.

Agregó que este punto es muy serio, muy delicado, pues “el presidente de la República se propuso como primer objetivo de su gobierno acabar con la corrupción, y acabar con la corrupción es todo un viacrucis, es muy complicado, hay muchos intereses, hay muchas fuerzas que se oponen y por eso sabemos lo difícil que es”.

Complicado

El presidente ha querido comenzar con el robo de la gasolina su lucha contra el combate a la corrupción que está a lo largo del país en esos términos, dijo monseñor Cabrera, y apuntó: “Sé que enfrentar esto es muy complicado porque apoderarse de los energéticos es apoderarse de la economía del país”.

“Por eso nosotros alentamos a que no haya un paso atrás, pero también a que lo más pronto posible se busquen alternativas de atención en aquellos lugares donde hoy escasea la gasolina, sobre todo en el centro del país, para que no sufran los más pobres y muchos menos aquellos que no pueden valerse por sí mismos”, indicó.

“Estamos pues en esta situación y tenemos que comprenderla todos los ciudadanos, en México quisimos que hubiera esta lucha frontal contra la corrupción y tenemos que ir pagando también la parte que nos toca a los ciudadanos”. Esto nunca será sencillo, nunca será fácil porque el bien para todos es también el sufrimiento de todos, señaló el presidente de la CEM.

Comentó, asimismo, sobre la reciente reunión que tuvo con los vicarios de Pastoral de las diócesis de todo el país en la Ciudad de México, ya que el objetivo es caminar juntos para enfrentar el cambio de época que los desafía y pide de los representantes de la iglesia una conversión personal, pastoral y comunitaria.

Afirmó que reflexionaron sobre los lamentables casos de inseguridad y violencia que están presentes en el país, y se comprometieron a ser constructores de la paz, ya que toda la acción pastoral de la iglesia debe tender a la paz, siendo profetas de nuestros tiempos, denunciando toda situación que altere la paz en México.

En ese sentido dijo que seguirán trabajando en la protección de menores por parte de toda la iglesia y en el acompañamiento y atención a los jóvenes que enfrentan serios desafíos en el mundo digital, en la migración y en la falta de oportunidades.

Como Iglesia, señaló, son conscientes de los momentos difíciles que se presentan, por lo que “no debemos ser solo observadores o culpar de ello a las autoridades, sino críticos de la situación y sobre todo colaboradores comprometidos con el cambio en la conciencia de que todos somos ciudadanos”, por lo que en base a ello decidieron apoyar la decisión presidencial de enfrentar la corrupción que se presenta en el robo de combustibles.

 

Un hallazgo mejoraría la prevención de adicciones

Lesionado en Sitilpech