in

Se mantendrá la estrategia contra el “huachicoleo”

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó ayer en su rueda de prensa matutina que este año estará dedicado a Emiliano Zapata

Niega una contingencia

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— El gobierno mexicano aseguró ayer que no se han cancelado importaciones ni se está impidiendo de manera deliberada la descarga de gasolina por vía marítima, sino que se está manteniendo la estrategia contra el robo de combustible.

“Están en espera (los barcos) porque tenemos que estar recibiendo gasolina diaria de un considerable número de buque-tanques”, explicó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, preguntado por los buques que están a la espera de vaciar su carga en la costa del estado de Veracruz.

En rueda de prensa, explicó que la abundancia de embarcaciones es algo habitual en las costas de todo el país debido a que los niveles de importación de combustibles son “desgraciadamente” muy altos, algo que dilata los tiempos de espera.

“Consumimos 800,000 barriles diarios, producimos 200,000 y se están comprando 600,000”, argumentó.

El político justificó el desabasto de combustible aludiendo a las dificultades para modificar un sistema de transporte de gasolina en el que anteriormente predominaban los ductos y ahora, que muchos de estos están cerrados para prevenir robos, se centra en la movilidad por carretera. Dichas medidas se tomaron para combatir el huachicoleo (el robo y comercialización ilegal de combustible), un mal que atiza al país desde hace años y que acarrea grandes pérdidas económicas.

Recordó que hay alrededor de 4,000 agentes de seguridad que se están encargando de salvaguardar los ductos de combustible para evitar que sean saqueados.

“Estamos operando en este plan para evitar el robo de combustible, terminar con el huachicoleo por el daño que ha causado a la sociedad y a la nación”, manifestó tras reiterar que hay suficiente gasolina para cubrir la demanda en todo el país.

A pesar de la falta de combustibles que se está dando en al menos diez estados y la desesperación creciente de la población, esta estrategia durará “lo que sea necesario”, afirmó la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, en su visita a una refinería del estado de Veracruz. Según Rocío Nahle, las compras de pánico que hacen algunos consumidores contribuyen a que la escasez sea más pronunciada. A pesar de las peticiones de las autoridades de mantener la calma, la población cada vez parece más desesperada ante el cierre de un número creciente de gasolineras que se quedan sin combustible.

Colas kilométricas

En Ciudad de México la escasez ya es una realidad, viéndose colas kilométricas de consumidores esperando para repostar sus vehículos y rellenar bidones de gasolina para tener su reserva.

Pemex destacó el jueves en un comunicado que en Ciudad de México se registraron compras extraordinarias, algo que “afecta a la normalidad y puede generar problemas de abasto en las estaciones de servicio y saturación en las vialidades”.

 

¿El ogro caprichoso?

La razón pura