in

Sedes de vacunación en Iztapalapa se saturan el primer día

Personas que acudieron a ser inoculadas señalan que tuvieron que esperar hasta una hora en la fila (El Universal)

MÉXICO.— En el arranque de la vacunación contra el Covid-19 en la alcaldía Iztapalapa, la más poblada de las 16 demarcaciones de la Ciudad de México, miles de personas que acudieron a los ocho centros se olvidaron de la sana distancia, algunos llegaron sin registro y otros decidieron arribar horas antes de su cita, lo que generó largas filas que rodeaban los sitios de aplicación de la primera dosis de Sputnik V.

Ante esta situación, ocasionada principalmente por las personas que acudieron sin cita o se adelantaron a sus horarios, Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de Gobierno, informó que se vacunaría hasta el último adulto mayor de 60 años que estuviera formado. Sin embargo, exhortó a respetar el esquema de la letra del primer apellido.

Una espera muy larga

Cerca de las 8:30 horas, en la sede de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza, más de un centenar de personas ingresaron para ser las primeras en recibir la dosis, la gente felicitó a los organizadores por su trato. 

En otras sedes, como en el Deportivo Santa Cruz Meyehualco, las filas alcanzaron hasta 1.5 kilómetros y no se respetaron los horarios de las citas.

Aunque en muchos de los centros de vacunación Covid se avanzaba constantemente, la gente estuvo en las sedes más de una hora, desde el tiempo de espera para su ingreso, los minutos de registro, su vacunación y los 30 minutos de supervisión para ver si no generaba alguna reacción.

En la Vocacional 7, ubicada en avenida Ermita Iztapalapa esquina con avenida Jalisco, la situación era similar. La gente fue llegando horas antes de su cita, pero ahí sí tuvieron que esperar hasta que fuera su turno, por lo que se registraron varias filas y la molestia de algunos.

En las instalaciones del Servicio de Transportes Eléctricos (STE), en Municipio Libre 402, en la colonia San Andrés Tetepilco, las filas fueron igual de largas, aunque al pasar de las horas fueron disminuyendo una vez que aumentó la capacidad de vacunación.

Ante las largas filas, los comerciantes aprovecharon la oportunidad de venta. Llegaron tamaleros, vendedores de jugos, hasta los que ofrecían plumas, libros de crucigramas y sopa de letras.

También podría interesarte: Reportan siete muertes tras aplicación de AstraZeneca; Reino Unido estudia los casos

Se recupera el paso marítimo en el Canal de Suez después del bloqueo

Rusia extiende el acuerdo de cooperación espacial con EE.UU.