in ,

Tejen corazones por víctimas

Una mujer acomoda un corazón como parte de un memorial que recuerda a las víctimas de feminicidios y para exigir más seguridad

Tributo y protesta al mismo tiempo con toque especial

CIUDAD DE MÉXICO (AP).— Una docena de mujeres se esparció ayer sobre el césped del parque Alameda en la metrópoli para tejer corazones para un pequeño e improvisado monumento dedicado a las jóvenes asesinadas, en un momento en que el país lucha contra la violencia contra las mujeres.

Las manos se movían con rapidez al tejer el estambre amarillo canario, rojo sangre y turquesa. Las mujeres luego unieron los corazones, con el veloz movimiento de un gancho, y colgaron las creaciones sobre una urna de mármol que conmemora a un libertador mexicano.

Los corazones se retorcían en el viento junto a las fotos de las jóvenes que han sido asesinadas. Los cirios estaban encendidos bajo mensajes escritos en papeletas.

La sesión de tejido se realizó días después de las violentas protestas generadas por la indignación causada por las investigaciones fallidas de la supuesta violación de una adolescente por policías capitalinos.

En una protesta de la semana pasada, decenas de mujeres destrozaron una estación de Metrobús, rayaron con pintura el Monumento a la Independencia y prendieron fuego a una estación de policía. Aunque las protestas resultaron en un mayor compromiso de la alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Scheinbaum, para erradicar la violencia, también ocasionaron un extenso debate sobre la mejor forma de exigir medidas.

Una encuesta oficial de 2018 reveló que cuatro de cada cinco mujeres en México no se sienten seguras. Naciones Unidas informó que 41% de las mexicanas experimentarán violencia sexual, desde toqueteo indeseado hasta violación, a lo largo de su vida y que, en promedio, nueve mujeres son asesinadas todos los días en el país.

Como muchas mujeres de México, las tejedoras se sienten frustradas, enojadas y preocupadas por su seguridad. Así que se concentraron en una labor tradicionalmente femenina para crear una narrativa sin palabras, cada punto representando una expresión de amor a quienes les quitaron la vida —los corazones robados— y ofreciendo apoyo a quienes todos los días temen por la violencia en México.

“Somos muchas manos las que estamos tejiendo esto”, declaró una de las mujeres que solo se identificó como Teresa. “Somos muchas personas las que estamos pensando en torno a cómo solucionar este problema. Estamos hartas de vivir en el entorno de la violencia”.

Teresa, de 30 años, comparó el ser mujer en México con una rata intentando escapar de un recipiente con agua. Si baja la guardia, si deja de luchar, teme hundirse bajo el agua. Contó que a los 12 años un hombre la toqueteó mientras viajaba en el tren subterráneo y después la regañaron por haberlo golpeado.

Hay sabiduría y habilidad tras el tejido, dijo Teresa, lo que hace que este tipo de activismo parezca una forma útil de pasar el tiempo.

También es una manera de unir a una comunidad, de crear el tejido social necesario para el cambio, explicó la tejedora Mónica Ortega.

Las papeletas engomadas que estaban en el monumento improvisado tenían mensajes como “Que siga la lucha” y “Ni una más”.

Entre las fotografías de las jóvenes asesinadas estaba la de Lesvy Berlín, quien fue encontrada muerta en un campus universitario en Ciudad de México. En un principio los investigadores determinaron que se había suicidado con el cable de un teléfono pese a que en vídeo muestra a la joven de 22 años siendo golpeada y estrangulada por su novio minutos antes de su muerte en 2017.

Desde entonces, la procuradora de Ciudad de México, Ernestina Godoy, pidió disculpas a la familia Lesvy Berlín. El novio enfrenta cargos por homicidio.

Una de las tejedoras era Miriam Mabel Martínez, que comenzó a tejer a los siete años y es autora del libro “El mensaje está en el tejido”. Ella considera que es un proceso de meditación, así como de construcción, probablemente haciendo una bufanda o un cobertor que alguien podrá usar, aunque sea por un tiempo.

El homenaje que ayudó a tejer es temporal. Cree que los ladrones, la policía o el viento se llevarán los tejidos, pero eso no la preocupa.

“Es un apapacho, una memoria a las que ya no están, pero también un apapacho para las que todavía estamos y que esperan que estemos mucho tiempo”, agregó.

 

Contarán historia sobre cráter que cayó en Chicxulub