in

Trabas a grupos defensores en los cruces fronterizos

Foto: Megamedia

Denuncian obstáculos

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— Amnistía Internacional (AI) denunció en una carta ayer dificultades para visitar estaciones migratorias en el sur de México durante la crisis vivida en los últimos días, un hecho al que ya se puso remedio según las autoridades.

“Manifestamos nuestra preocupación por las restricciones de acceso impuestas por las autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) varias organizaciones que defienden los derechos de las personas migrantes y solicitantes de asilo a las estaciones migratorias del sur del país”, apuntó AI en una carta enviada al comisionado del Instituto, Francisco Garduño.

AI destacó que estos obstáculos se agudizaron en los días 20 y 21 de enero, coincidiendo con el arribo masivo, tanto regular como irregular, de migrantes.

Enumeró que ONG's como Asylum Access, Formación y Capacitación, Colectivo Kalsilaltik y Voces Mesoamericanas reportaron AI que no pudieron acceder a estaciones migratorias como la Siglo XXI en el municipio de Tapachula, Chiapas, los centros Cupape I y II, en Tuxtla Gutiérrez, y en otros centros de Villahermosa, Tabasco, o Ciudad de México.

“Aunado a ello, el 13 de enero el Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova fue informado que el INM rechazó la solicitud de renovación del permiso de entrada de su personal a la estación migratoria siglo XXI en Tapachula”, indicó.

Por todo ello, Amnistía expresó “especial preocupación” por los intentos de limitar la labor en días recientes cuando se adentraron unos 3,000 migrantes centroamericanos a México, siendo detenidos por las autoridades la mayoría.

En una rápida respuesta, la Secretaría de Gobernación y el INM informaron ayer mismo en un boletín que pronto seis representantes de organizaciones —CNDH, ONU-DH, Unicef, OIM y ACNUR— recorrerán la estación migratoria Siglo XXI.

Críticas de ONG

También críticas con el gobierno, una decena de ONG's agrupadas en la Red TDT —como la Mesa de Coordinación Transfronteriza Migraciones y Género o la Red Jesuita con Migrantes Centroamérica y Norteamérica— emitieron un boletín donde alerta que la Guardia Nacional mexicana violó derechos humanos y abusó del uso de la fuerza para contener a los migrantes en días recientes.

“Los abusos de la Guardia Nacional como estrategia de contención y disuasión del Estado mexicano han quedado registrados por organizaciones de la sociedad civil y periodistas. La evidencia sustenta lo que hemos afirmado: la Guardia Nacional no debe estar involucrada en acciones de control migratorio”, advirtió.

Síguenos en Google Noticias

Proponen nuevas tecnologías para difusión cultural