in

Trasciende molestia del jefe del Ejército con AMLO tras la fallida operación en Culiacán

Un elemento del Ejército porta una cinta negra en una manga en memoria de un militar que murió durante los ataques ocurridos el jueves pasado en Culiacán, Sinaloa (Foto de AP)
Un elemento del Ejército porta una cinta negra en una manga en memoria de un militar que murió durante los ataques ocurridos el jueves pasado en Culiacán, Sinaloa (Foto de AP)

En las redes sociales trascendió que el general Crescencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional (Sedena), está molesto con el presidente Andrés Manuel López Obrador porque no se le informó que se realizaría la operación en Culiacán, que resultó fallida.

Según esta versión, la medida para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, fue preparada por el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, y el mismo López Obrador.

Te puede interesar: Miedo y muchas dudas tras enfrentamientos en Culiacán

La versión sobre la molestia militar que circula en las redes es la siguiente:

Ha trascendido que el Secretario de la Defensa Nacional, Gral. Crescencio Sandoval está “encabronadísimo” con el presidente López Obrador.

El mando militar no estuvo enterado ni fue tomado en cuenta en el “operativo” fallido hasta que ya estaban con el agua al cuello y sin posibilidad de reaccionar adecuadamente.

Para “colgarse la medallita”

En un afán de “colgarse la medallita” por la captura de los hijos de “El Chapo” Guzmán, el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, y el propio presidente López Obrador organizaron de modo propio y sin tomar en cuenta al Ejército un operativo utilizando sus “soldaditos” de la Guardia Nacional.

Solo así se explica que los militares —que han participado con éxito en esta clase de operaciones— fueran sorprendidos y no estuvieran preparados para resolver una situación de este tipo.

Contraste con anterior operación militar

Basta recordar el estilo y la manera ordenada de actuar de la Marina Armada de México cuando abatió al “Jefe de Jefes” en diciembre de 2009 en Cuernavaca.

En aquella ocasión el operativo contempló la instalación de 2 anillos a manera de cerco y el desalojo de los edificios contiguos antes de tomar por asalto la morada de Arturo Beltrán Leyva.

Participaron 200 marinos y un grupo de élite, que fue el que lo abatió al resistirse a la captura. Todos ellos apoyados por vehículos artillados, francotiradores y helicópteros.

Improvisación, ineficacia e inexperiencia

En Culiacán, el operativo organizado por la Guardia Nacional fue presa de la improvisación, la ineficacia y la inexperiencia, y sobre todo desestimaron la capacidad de respuesta del Cártel de Sinaloa.

Los mandos que organizaron el operativo terminaron por doblar las manos y someterse a un vergonzoso acuerdo de dejar libre a Ovidio Guzmán López.

Esta es la primera vez en la historia del país que elementos del Ejército son humillados, capturados, despojados de sus armas y vehículos.

Familias de militares como “moneda de cambio”

Pero lo que más indigna al Gral. Crescencio Sandoval fue que los delincuentes se hicieron del control de la Unidad Habitacional en donde tomaron como rehenes a las familias de los militares.

Mujeres y niños estuvieron en grave riesgo y fueron utilizadas como “moneda de cambio” en la liberación del hijo de “El Chapo” Guzmán.

Delincuencia en Cancún

Se registran dos ataques a balazos en Cancún con saldo de un muerto y tres heridos

El lugar donde encontraron la bomba

En tres horas, desactivan bomba de la Segunda Guerra Mundial en Italia