in

Una cruzada evangélica

El presidente Andrés Manuel López Obrador junto a Arturo Farela (a su izquierda)

Grupos religiosos buscan adoctrinar a los legisladores

CIUDAD DE MÉXICO.— Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) colaboró con el proyecto “Trasnacionales de la Fe”, el cual expone la incursión de líderes evangélicos en la política para “implantar” su agenda conservadora en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

La investigación realizada por Raúl Olmos señala al pastor cristiano Ralph Drollinger de buscar “influir a los líderes políticos para que gobiernen según lo que dicta la Biblia” y se encarga de dirigir un grupo de estudios bíblicos de la Casa Blanca.

A ese grupo asisten miembros del gabinete de Donald Trump, como el secretario de Estado Mike Pompeo, el vicepresidente Mike Pence y la secretaria de Educación Betsy DeVos.

El reportaje “La Divina Cuarta Transformación” señala que “esta estrategia de evangelización desde la política la pretende replicar en México, para lo cual ya estableció alianzas con predicadores y con legisladores mexicanos.

En una reunión con líderes evangélicos y políticos mexicanos realizada en el Club de Banqueros, en Ciudad de México, el pastor cristiano señaló que “La palabra de Dios nos brinda principios para aquellos que guían o dirigen a una nación”.

Dicho encuentro “de invitación restringida”, se registró el 12 de octubre de 2018, antes de que Andrés Manuel López Obrador tomara protesta como Presidente.

Base en México

Dicha reunión sirvió para que el pastor estableciera formalmente en México una base de su organización Capitol Ministries, la cual tiene el objetivo de reclutar a políticos de distintos partidos “para que sus decisiones en el Congreso y en el Gobierno se tomen bajo lo que establece la Biblia”.

Además, Ralph Drollinger nombró al pastor Ricardo Arizmendi como su representante y enlace con políticos mexicanos.

“Arizmendi cumplió de inmediato su encomienda, y desde aquel día ha agendado una serie de reuniones con miembros de distintos partidos para avanzar en sus planes de evangelizar desde el poder político”, señala la investigación de MCCI.

Asistentes a dichas reuniones confirmaron que se registraron encuentros en Guerrero y Ciudad de México, a los que asistieron políticos del PRI, Morena y del PES.

Otro nombre que aparece en la investigación es la del pastor Arturo Farela, presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas, quien se encargó de realizar gestiones con el presidente López Obrador y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, “para obtener beneficios fiscales, participar como predicadores en programas sociales y obtener concesiones de radio y televisión”.

Además, los evangélicos lograron colocar a Jorge Lee Galindo como director de Asuntos Religiosos en el gobierno de López Obrador, quien durante 20 años ha ayudado a crear más de mil organizaciones cristianas o protestantes en México.

“Esta cruzada evangélica la había emprendido, en forma silenciosa, desde años antes la Alianza para la Defensa de la Libertad (ADF, por sus siglas en inglés), auspiciada por grupos evangélicos de Estados Unidos, la cual ha capacitado a abogados y ha cabildeado con legisladores mexicanos de al menos cinco partidos para influir en políticas públicas contra el aborto y contra los derechos de los homosexuales”, señala el reportaje de 10 capítulos.

Por otro lado, Political Network for Values, filial a la ADF, se reunió con diputados del PRI, PAN, PRD, PVEM y Morena en cumbres realizadas en Nueva York, Washington, Bruselas y en Bogotá, “para aleccionarlos en su ideología”.

ADF siguió una estrategia peculiar: sumó tanto a grupos evangélicos protestantes como católicos para asumir una agenda común. Así, sus diferencias religiosas han quedado de lado al unirse en movimientos de los llamados pro-vida, y en manifestaciones a favor de lo que ellos denominan familia “tradicional”, explica la investigación.

Incluyendo México AC, una organización que es el centro del movimiento conservador, ha recaudado 1,254 millones de pesos en donativos, los cuales ha canalizado a organizaciones que realizan actividades antiaborto, anti homosexuales y de evangelización.

Entre los grupos que auspicia, destaca el texto, está una clínica que realiza terapias psicológicas de conversión de homosexuales, pese a que desde 1990 la Organización Mundial de la Salud eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

En esta organización civil participa el hijo de Carlos Slim, Patricio Slim, mientras que el líder de esta agrupación es Vicente Segú Marcos, quien se ha vinculado con 127 denominaciones, así como con grupos conservadores católicos, como los Legionarios de Cristo y las organizaciones españolas HazteOir y CitizenGo.

Uno de los grupos que auspicia Incluyendo México es la Red de Acción Ética Política, dirigida por el exdiputado panista Rodrigo Iván Cortés, quien es cabildero de tiempo completo ante la Organización de Estados Americanos (OEA) para influir en esa instancia en políticas o fallos judiciales relacionados con los derechos y libertades de las mujeres o de las minorías sexuales.

Sobre la legalización del aborto y los matrimonios entre parejas del mismo sexo, el actual presidente de México ha eludido hablar de ello y siempre propone que se haga una consulta.

“Que se haga una consulta popular”, dijo en abril de 2006, en su primera campaña presidencial.

“No voy a fijar una postura ni a favor ni en contra”, declaró seis años después, cuando buscó por segunda vez la Presidencia.

En marzo de 2018, en su tercera campaña, ratificó que sobre el tema haría “consulta a los ciudadanos”.

Ya como Presidente, mantuvo la misma posición: “Vamos a la consulta”, dijo el 8 de marzo, en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

“Los derechos no se consultan”, le gritaron mujeres reunidas aquel día en Palacio Nacional.

A los cuatro días, se le preguntó en la conferencia mañanera sobre cuál era su postura sobre el aborto. “Soy dueño de mi silencio”, respondió. “Me reservo mi opinión, no quiero tomar partido”.

En cambio, Arturo Farela, el pastor que acude a Palacio Nacional a orar con López Obrador, mantiene una postura de rechazo absoluto al aborto y a los derechos de las minorías sexuales.

En 2010, incluso, promovió una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte contra las reformas que legalizan en la Ciudad de México las uniones entre personas del mismo sexo.

“Dios fijó su posición ante el mundo cuando hizo el juicio en Sodoma y Gomorra”, anotó en sus argumentos.

Otros capítulos

Además de México, Capitol Ministries ya ha abierto capítulos en Honduras, Brasil, Perú, Uruguay, Ecuador, Paraguay y Costa Rica, ha tenido acercamientos en Nicaragua y anunció la apertura de otro en Panamá en octubre.

Fueron 49 legisladores

Según asistentes, a la reunión del 12 de octubre de 2018 con el líder evangélico Ralph Drollinger asistieron 49 legisladores.

Llevan el evangelio

“La visión de nuestro ministerio es poder llevar el evangelio a los líderes políticos de todo el mundo. Y nuestra estrategia es tener en cada una de las legislaturas a una persona que sea confiable en hacer discípulos”, dijo en esa ocasión.

Maestro de la Biblia

“Ricardo (Arizmendi) será su maestro de la Biblia”, afirmó Drollinger al presentar al pastor como encargado del capítulo.

Sosa, salvador melenudo

Cartón de Tony: Ajustando la brújula