in

Variables que no puede controlar el gobierno federal

Se reduce el margen de maniobra en el precio de la gasolina en México

Será difícil, prácticamente imposible, que el presidente López Obrador pueda cumplir uno de los compromisos que le hicieron ganar más apoyo en su campaña: mantener los precios de los combustibles bajo control para que no aumenten por encima de la inflación.

Y esta incapacidad obedece a una razón simple, pero muy poderosa, se trata de un asunto que no está en sus manos, aunque él presuma lo contrario, advierte el economista Álvaro Cano Escalante, quien explica que el caso de las gasolinas el precios al consumidor se determina mediante una fórmula de cuatro componentes, dos de los cuales son difíciles de predecir.

Además, continúa, el margen de maniobra del Presidente se estrecha conforme se hacen más grandes los agujeros en las finanzas públicas, por la baja en la captación de impuestos y el menor precio del petróleo en el mercado mundial.

En el mismo sentido, el presidente de la Concanaco, José Manuel López Campos, dijo ayer que el precio de la gasolina en Yucatán podría llegar a los 20 pesos, como ya ocurre en otras partes del país, por las variables, sobre todo por el subsidio que maneja el gobierno.

Mucha gente en el Centro, pero las ventas no mejoran