in ,

Xenofobia por el miedo

Foto: Megamedia

Colaboradora del Diario anticipa su retorno a México

El impacto de la pandemia de coronavirus no solo se refleja en pérdidas millonarias para la economía mundial, sino también empieza a generar actitudes que rayan en la xenofobia contra algunos grupos, según constató nuestra editora Rosa Aracely Quiñones Sánchez, quien estuvo en una de las zonas de Europa más castigadas por el nuevo padecimiento.

En viaje de paseo, planeado desde hace varios meses, la periodista salió de Ciudad de México rumbo a España, desde donde haría visitas a lugares como Barcelona, Mónaco, Niza y Dinamarca.

La coincidencia con la etapa crítica del coronavirus en Europa y las medidas tomadas sobre todo en Estados Unidos que tienen que ver con los vuelos trasatlánticos afectaron el itinerario de nuestra colaboradora, quien relata que la emergencia también le ocasionó pérdidas económicas.

El viernes estuvo en Niza y Mónaco. Estando en la primera ciudad comenzó a atestiguar cómo la psicosis por el coronavirus ya está causando actitudes xenofóbicas. Tuvo necesidad de recurrir a los servicios de Uber y lo primero que le preguntó el joven chofer antes de abordar fue que si era italiana.

“Solo porque le dije que soy mexicana, me dio el servicio”, precisa.

La periodista, oriunda del municipio de Sinanché, Yucatán, también relató que al trasladarse en tren de Niza a Mónaco casi todos los pasajeros descendieron del convoy apenas escucharon hablar a unos italianos.

En Italia, los fallecidos con el coronavirus alcanzaron ayer los 1,441, lo que supone un incremento de 175 en las últimas 24 horas, según el jefe de la Protección Civil, Angelo Borrelli.

El número de enfermos actualmente es de 17,750 personas, 2.795 más en comparación con los datos del viernes, y los curados son 1,966, es decir, 527 más que en el último boletín.

Ante la tragedia colectiva, en Italia surgen expresiones de solidaridad y fortaleza ante la adversidad. Desde hace unos días circulan vídeos donde se ve a italianos confinado en sus casas, salir a los balcones y ventanas a cantar a coro para darse valor.

En redes sociales se ve a italianos tocando panderetas y uniendo sus voces a las de sus vecinos, como medida para combatir la ansiedad que puede provocar el confinamiento, luego de ser decretada la cuarentena para prevenir el rápido contagio de la enfermedad.

En general, el avance del coronavirus en Europa ha sido más rápido de lo que lo fue en China en su peor momento. La Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó el viernes a los países europeos a que actúen con determinación.

En plática telefónica desde España, nuestra editora Rosa Aracely nos relata que el turismo está tan afectado en esa parte de Europa que los comercios, por ejemplo de artículos de recuerdos, están bajando cada vez más sus precios ante la falta de demanda.

En Mónaco, notó que las cafeterías y los restaurantes están casi vacíos porque no hay turismo.

La periodista ha tenido que adelantar su salida de Europa para regresar a México debido, entre otras cosas, a que ha escuchado versiones de que España podría cerrar sus fronteras, como una medida drástica para hacer frente al avance de casos de coronavirus.— Víctor Manuel Dzul Zum

 

Ante el Covid-19, Calma y participación activa: Colegio de Psicólogos

Los servicios que no se detienen por Covid-19