in ,

El día que Borges tuvo “la clave del enigma de la muerte”, hace 34 años

Murió Borges
La tumba de Jorge Luis Borges en el cementerio de notables de Plainpalais. Ginebra, Suiza.

Al cumplirse hoy 34 años de la muerte de Jorge Luis Borges, reproducimos la nota que el Diario publicó en la portada de su edición de aquel domingo 15 de junio de 1986.

En ese entonces, el Diario se publicaba a ocho columnas y en dos de ellas se incluyó la noticia del deceso del autor de “El Aleph”, la cual reproducimos a continuación.

La portada de la edición del Diario publicada el domingo 15 de junio de 1986 con la noticia del deceso de Jorge Luis Borges. Imagen de Megateca
La continuación de la noticia del deceso de Jorge Luis Borges publicada en el Diario, en la edición del domingo 15 de junio de 1986 . Imagen de Megateca

“Falleció ayer el laureado escritor Jorge Luis Borges”

Un enfisema pulmonar puso fin a su prolífica vida literaria.— Tenía 86 años de edad.— Hace menos de dos meses se había casado.— Principales Obras.

GINEBRA, 14 de junio (France Press y UPI).— Una de las principales figuras de la literatura sudamericana, el escritor argentino Jorge Luis Borges, murió hoy en Ginebra, a la edad de 86 años, de un enfisema pulmonar.

Poeta, novelista, autor de cuentos fantásticos y ensayista, Borges residía en Ginebra desde diciembre pasado (en alusión a 1985).

El escritor sufría un cáncer de hígado que fue detectado en noviembre del año pasado (1985), y esa revelación lo decidió a legar toda su fortuna a su entonces secretaria María Kodama y, posteriormente, a casarse con ella, aseguró su albacea Osvaldo Vidaurré.

El letrado ofreció en Buenos Aires una conferencia de prensa en la que confirmó que el escritor será enterrado pasado mañana en Ginebra.

Como sus cuentos, el propio Borges estaba lleno de paradojas y anécdotas.

Incluso su vida encerraba un misterio personal. Su brevísimo matrimonio con Elsa Astete Millán terminó en divorcio en 1970. Borges nunca mencionó ese doloroso episodio. El 26 de abril de 1986 se casó con María Kodama, a la que una vez dedicó un libro con una dedicatoria que decía “Tú serás lo que posiblemente yo no entienda”.

Vida y Obra

Borges nació en Buenos Aires el 24 de agosto de 1899. Tenía ancestros españoles, portugueses y británicos. El joven Borges aprendió el inglés antes que su lengua materna. A los seis años redactó un manual de mitología griega en inglés y su primer cuento corto. Su adolescencia se desarrolló en Europa, sobre todo en Suiza y España. Al regresar a Argentina en 1921, fundó varias revistas literarias y publicó sus primeros poemas (1923) y sus primeros ensayos “Inquisiciones”.

Estuvo relacionado con revistas literarias de vanguardia, como Sur. Escribió “Historia universal de la infamia” (1935) e “Historia de la eternidad”. En 1940 compuso una “Antología de la literatura fantástica”, y en 1944 “Ficciones”.

En 1938 obtuvo un puesto en la biblioteca municipal de Buenos Aires, pero lo perdió en 1946, por sus declaraciones hostiles a Perón. De este período negro data “El Aleph” (1949), un libro de cuentos cortos.

Luego de la caída de Perón, en 1955, cuando comenzaba a perder la vista, fue nombrado —paradojas del destino— director de la Biblioteca Nacional. Luego obtuvo la cátedra de Literatura Inglesa en la Universidad de Buenos Aires, puesto que ocupó hasta 1973.

A pesar de estar ciego desde hacía una veintena de años, Borges continuaba su obra. En 1975 apareció “El libro de arena”, un conjunto de cuentos cortos inéditos, seguido de “Nuevos cuentos de Bustos Domecq”.

Borges era un gran viajero, solicitado por numerosas universidades. En los últimos años repartía su tiempo entre Buenos Aires, Londres y París, donde fue nombrado doctor honoris causa de la Sorbona, y condecorado con el grado de comandante de la Legión de Honor, en 1983.

(En agosto de 1981 el escritor argentino estuvo de visita en Yucatán, con la intención de recorrer los vestigios mayas de Chichén Itzá y Uxmal).

Recibió múltiples distinciones literarias, como el Premio Internacional de Literatura (1961), el Premio Cervantes (1980) y el Premio Internacional Cino del Duca (1980). Sin embargo, pese a que su candidatura fue presentada muchas veces, no obtuvo el Premio Nobel. Borges sospechaba que sus opiniones políticas conservadoras lo pusieron en la lista negra del comité que concede el premio.

El matrimonio

Borges y María Kodama, de 41 años —quien fue primero su alumna y luego su secretaria— contrajeron matrimonio en abril pasado por poder ante un juzgado paraguayo, ya que el escritor estaba casado previamente y la ley argentina no admite segundas nupcias.

Legalizadas las firmas de los apoderados de ambos contrayentes, el acta fue enviada a Ginebra, donde se había radicado el escritor desde hacía unos meses, dispuesto a “no regresar más” a Buenos Aires.

Los abogados del escritor revelaron entonces que los sobrinos de Borges iniciaron acciones acciones legales para determinar la propiedad intelectual y material del escritor.

Poco después, se supo que otra nota judicial firmada por Borges disponía el despido de su ama de llaves por más de 20 años, su fiel Fanny.

La noticia del casamiento de Borges conmocionó los círculos literarios de Buenos Aires e inclusive se habló de que el gobierno argentino iniciaría gestiones conducentes a que el patrimonio cultural y artístico del escritor no fuera sacado del país.

En esa oportunidad, Borges había confesado a sus allegados, en conversación telefónica desde Ginebra, que se encontraba muy bien.

La ahora viuda de Borges, una mujer delgada y lánguida, “de rostro y cuello alargados, como las mujeres de Modigliani”, tal como la describiera una crónica, fue en su adolescencia alumna del tantas veces candidato, frustrado, al Premio Nobel de Literatura.

Elogios

Luego del anuncio de su muerte, varias personalidades saludaron en Borges al autor y al gran poeta.

El ministro español de Cultura, Javier Solana, dijo que Borges es “una de las voces más personales de la literatura en lengua española del siglo XX”.

Para el dramaturgo Fernando Arrabal, que reside en París, “Jorge Luis Borges tiene por fin la clave del enigma de la muerte, que a menudo planteó en su obra. Era el primer escritor de lengua española, un escritor de la talla de Cervantes. Como él, fue un emigrado, a caballo sobre varias culturas. Fue al mismo tiempo el más argentino de todos los escritores, y un cosmopolita, un cosmopolita patriota”.

Borges “encerró el mundo entero en pocas palabras”, opinó Jean d’Omersson, que en octubre de 1979, en Buenos Aires, entregó una medalla al escritor, en nombre de la Academia Francesa.

Un caballero con un pasado de alcurnia, Borges tejió relatos de peleas y asesinatos casuales entre hombres rudos de Argentina, los cuales ambientó a fines del siglo pasado, indicando que esa lejanía “impedía a la memoria de los contemporáneos hacer un riguroso escrutinio de los datos”.

A través de toda su obra, se perfila en Borges una tranquila y agnóstica preocupación por la muerte.

En cambio, se mostró fuertemente afectado por el conflicto bélico de las Malvinas, la desventurada guerra en la cual las fuerzas armadas de Argentina perdieron ante Gran Bretaña en 1982.

“Me da mucha pena todo esto, estoy muy desalentado”, dijo Borges en una entrevista en ocasión de su 83 cumpleaños, en 1982. “Desde entonces tengo esta sensación de pesadilla que me persigue. Me imagino que el pueblo de Buenos Aires está tan asombrado y apenado como yo”, agregó.

Te puede interesar:

Cuando Borges “murió” en Yucatán tras partir su pastel de cumpleaños

Borges, caballero argentino, recuerda a sus Buenos Aires en el Mayab

Honda huella del alcohol

Misa Episcopal del domingo 14 de junio de 2020