in ,

Vídeo: Semblanza de Ernesto Guzmán Alcocer

Ernesto Guzmán Alcocer, quien, como informamos, falleció el martes 7 pasado en esta ciudad, en la que nació el 16 de octubre de 1944, logró el éxito familiar y empresarial, con negocios en México y Brasil.

Sus primeros estudios los realizó en el colegio Montejo, luego se trasladó a Belice, donde cursó la educación secundaria en el St. John´s College, administrado por los jesuitas.

El último año de High School lo cursó en Dubois, Pensilvania, en el Central College.

En 1963 se matriculó en la Gannon University, en Erie, donde se tituló en Economía y Administración y obtuvo una Maestría en Mercadotecnia.

Al concluir sus estudios en Estados Unidos regresó a México a laborar en la división de Tractores de la Ford Motor Company, como gerente.

El 27 de agosto de 1971 se casó con María Eugenia Losa Seijo, con quien tuvo 4 hijos: Ernesto, María Eugenia, Alfonso y Rodrigo.

En 1973 la Manufacturera Fairbanks Morse lo invitó a trabajar como asistente del presidente Mario Gasque Rachó, en Ciudad de México.

En 1974 el presidente Luis Echeverría Álvarez inaugura en Sao Paulo, Brasil, Promotora Mexicana de Comercio Exterior, “PROMEX”, junto con los señores Salvador Domínguez, presidente del consejo, y Ernesto Guzmán Alcocer, director general de la que sería la primera “trading“ mexicana a instalarse en el país en asociación con el grupo brasileño “R. Nascimento, S.A.”.

Fruto de esa asociación, el señor Ernesto Guzmán activó sus negocios en toda América Latina, sur de África y otras regiones. La primera operación en concretarse fue con la empresa brasileña Super Gas-Bras, con sede en Río de Janeiro, importando tanques de gas de origen mexicano.

En 1976 fue llamado para ocupar la Dirección General de Filizola Fairbanks Morse, en Brasil, filial de la Colt Industries Inc., por seis años.

En ese periodo, creyente en las tecnologías futuras de ese entonces y en la precisión electrónica, introduce las primeras básculas digitales en los segmentos industriales y agrícolas en ese país, así como transformadores eléctricos eficientes, y promueve medidas de control de peso en el transporte para las carreteras brasileñas, a las que el gobierno dedica importante atención.

Posteriormente, el licenciado Mario Ramón Beteta, presidente del Banco Mexicano Somex, lo invita a regresar a México para ocupar el cargo de presidente de la Manufacturera Fairbanks Morse para las operaciones latinoamericanas, así como miembro ejecutivo del Consejo del Somex, en la capital.

En el verano de 1985, don Ernesto Guzmán regresa con su familia a Mérida, con la finalidad de emprender un negocio propio. Durante ese periodo asumió la Dirección General de la Compañía de Fomento de Yucatán, que construyó las primeras naves ubicadas en el Parque de Industrias no Contaminantes en Xcanatún.

Por esa época viajó a Corea para conocer las industrias textiles y maquiladoras de aquel país y regresó con tres coreanos con quienes abrió las primeras dos naves. Ambas construcciones fueron inauguradas por el secretario de Programación y Presupuesto de la República, Carlos Salinas de Gortari, y el gobernador Víctor Cervera Pacheco.

Más adelante se retira de las Industrias no contaminantes para dedicarse a su propia empresa, Proveedora de Tornillos y Birlos del Sureste, S.A. de C.V., que fundó en febrero de 1988.

En el ámbito social fue socio fundador y vicepresidente del Club Britania, consejero de los clubes Campestre y de Playa Cocoteros, secretario del Grupo de Clubes de Yucatán, miembro directivo de la Institución Benjamín Franklin, entre otras.

Como informamos en días pasados en su obituario, el señor Guzmán Alcocer fue hijo del matrimonio que formaron los señores Ernesto Guzmán Espinosa y María Teresa Alcocer Vidiella, pioneros de la colonia García Ginerés.

Además de su viuda e hijos, le sobreviven sus hijos políticos Lilia Cámara Rodríguez, Eduardo Ancona Cámara, Sylvana Cortés Moguel y Ana Paulina González Rivero; nietos Ernesto Guzmán Gamboa, Valentina, Eduardo y Emilio Ancona Guzmán, Alfonso Patricio y Loana Guzmán Rubí, y Ana Paulina, Elena y Rodrigo Guzmán González.

Creciente hallazgo de fosas en Jalisco

Kínder, blanco de robos