in , ,

Guillermo Fournier: ''Formación universitaria''

Uno de los activos más importantes para el desarrollo de un país es la educación.

En este sentido, las universidades juegan un papel importantísimo en la preparación de miles de mujeres y hombres jóvenes que requieren de las herramientas útiles para la construcción de un mejor futuro.

Así, el centro universitario se vuelve un espacio de crecimiento en conocimientos, experiencias y habilidades.

En la universidad convive el personal docente con las y los estudiantes, creándose una comunidad excepcional que beneficia a todos los integrantes de su red. Sin duda la etapa universitaria es una de las más enriquecedoras para la mayoría de las personas.

Más allá de la formación técnica indispensable, el alumnado adquiere la valiosa capacidad de ejercer el pensamiento crítico, ya que, después de todo. la educación consiste en la aptitud para resolver retos que se presentan en la vida.

En síntesis, se aprende a pensar para actuar, y actuar para transformar. Por lo anterior, podemos asegurar que, sin educación de calidad, es muy difícil resolver las asignaturas pendientes que lastiman a la sociedad.

Las universidades tienen la enorme responsabilidad de producir liderazgos con convicciones y competencias, que cuenten con el deseo de mejorar su entorno.

A su vez, las mismas instituciones universitarias muchas veces se consolidan como espacios de innovación e investigación.

Las mismas universidades deben mostrar un compromiso por aportar cada vez más a la sociedad, puesto que ese es su fin último.

Revaloricemos el rol que desempeñan las universidades. La mejor apuesta es la educación, porque esta fortalece la democracia, disminuye la desigualdad y genera oportunidades para todos.

Da "pena ajena" desplegado de intelectuales críticos, dice López Obrador

liebre programa tv

Programa de TV indigna; cocinaron liebre en peligro de extinción