in , ,

Guillermo Fournier: ''Inteligencia emocional''

La mayoría de los programas educativos se centran en el desarrollo de conocimientos básicos relativos a conceptos, datos e información documentada.

Así, los alumnos aprenden a utilizar esos conocimientos adquiridos para resolver los diferentes retos que se presentan a lo largo de la vida.

Sin embargo, existe una variable fundamental que, en gran medida, es pasada por alto dentro de los planes educativos. Los seres humanos somos seres sociales, por lo que nos encontramos en interacción permanente con nuestros pares.

A su vez, las personas experimentamos emociones que nos permiten asimilar nuestro entorno y responder ante estímulos. Por tanto, las relaciones interpersonales, inevitablemente, están cargadas de sentimientos y emociones, volviéndolas más complejas.

De este modo, solemos aprender a lidiar con las emociones propias y ajenas, a través de la experiencia, siendo el proceso difícil y con frecuencia, no exento de conflictos.

El concepto de inteligencia emocional tiene varios años en escena, aunque lo cierto es que no se le ha dado el debido valor.

El término se define como la capacidad para identificar las emociones, autorregularlas y actuar con responsabilidad. En otras palabras, se busca desarrollar la habilidad necesaria para ejercer control sobre nuestras emociones con el fin de evitar que sean las emociones las que controlen nuestra conducta.

Hay que superar el falso dilema de elegir entre lo emocional y lo racional, ya que ambas características nos hacen humanos. La inteligencia emocional nos dará las herramientas requeridas para desenvolvernos de mejor forma en cualquier ámbito de la vida.

Explosivo aumento de contagios en un día: 203

Conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador de este martes 9 de junio (Foto de El Universal)

Conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador